sábado

La destrucción de los símbolos.

Sueño de un hombre de 40 años:
"Me estoy vistiendo para ir al trabajo. Cuando me voy a poner la corbata veo que no encuentro ninguna. Me preocupo porque no se como voy a ir a trabajar así".
Este sueño es uno de los mejores ejemplos de como los sueños generalmente parecen insignificantes, se ven insignificantes, sin embargo tienen un rico contenido escondido que revelarnos.
La vida del ser humano se expresa por símbolos. Y como vimos en el anterior posteo de EL ARTE DE SOÑAR, los símbolos son siempre mayores a su obvio significado y no pueden ser reducidos a una sola cosa. Un símbolo se puede expresar a traves de muchas imágenes y cada una de ellas agregar algo nuevo al significado anterior.


Por ejemplo, el símbolo "Cristo". Podemos expresar este símbolo en un crucifijo, en la pintura de la Ultima Cena de Da Vinci, en la Basílica de San Pedro, en la misericordia, en la Inquisición, en el amor, en la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, etc. etc. Cada una de esas expresiones del símbolo Cristo, nos lo describe desde diferentes angulos. Y tódos son válidos.
Continúa a la vuelta.
Freud y Jung se diferenciaron, a pesar de al comienzo trabajar juntos, claramente en muchas cosas, y una de ellas fue su visión de lo simbólico.
Freud reducía los símbolos. Creyó que detrás de cada símbolo se ocultaba algo, y ese algo o era Eros o era Tánatos (amor y muerte). Entonces si alguien soñaba con una torre, la torre ocultaba un pene. Un cactus era simbolo de impotencia genital (?¡).
Juan Portuondo un conocido psicoanalista freudiano en su libro "Psicoanálisis de los Sueños" nos entrega algunas joyitas:
-"Una hermana de la caridad me da la mano", sueña un hombre. Portuondo dictamina que ése es un sueño de masturbación por el simbolismo de la mano. (¡)
-"Yo y Luisa untamos el pan con mermelada", sueña otro paciente. Portuondo deduce: el pan significa el pene y untarlo con la mermelada que es dulce se refiere a una masturbación agradable. (¡¡)
-Una mujer sueña: "veo un cacto enormemente alto, erizado de espinas". Nuestro psicoanalista con su mente medieval dictamina: el cacto es el pene y las espinas las circunstancias dolorosas de su vida genital por impotencia esporádica de su marido (¡¡¡).
Notable. La enorme riqueza de los simbolos, es reducida, achicada a la esfera genital. De inmediato los simbolos que se expresan en el arte, en la religión, en la vida cotidiana, en los sueños, pasan a ser nada. Meras señales de represiones sexuales.
La fórmula: simbolo = x, es errada. Un simbolo jamas es = 1 sola cosa.
Un simbolo es igual a esto, pero tambien a esto otro y ademas me evoca aquello, y lo asocio con esto otro. Nuestras almas no estan llenas de puras vaginas y penes.
Hay un chiste jungiano sobre esto. Si detras de todos los simbolos de los sueños, al final según Freud llegamos al pene, ¿que ocurre cuando sueño con un pene?.
Bravo por Freud que hace mas de 100 años se atrevió a analizar los sueños y ver que contenían simbolos con significados. Pero hasta ahi no mas llego con su pega bien hecha.



Uno de los primeros y mas importantes elementos a la hora de analizar un sueño es NO reducirlos, es decir "ah, este sueño es = a esto. ¿Podemos reducir el simbolo Cristo?... ¿el simbolo luna.?.. ¿el simbolo océano?... ¿el simbolo árbol.?.. ¿el simbolo aguila?.
Reducir los símbolos es transformarlos en Coca-Cola, en simple señales con un mínimo significado. La publicidad hace eso. Toma el nacimiento de la diosa Venus, y la transforma en una modelo que ofrece una marca de ropa de una multitienda. Toma la muerte y lo iguala con un seguro de vida. Toma una naranja, hija del sol, y por la varita de la oferta-demanda ella es un jugo en polvo.
Los tiempos modernos estan empobrecidos de símbolos. Ellos son ahora simples señales usadas para vender. Cada persona luce en su ropa una marquita, señal de status.
Son símbolos todo lo que aparece y ocurre dentro de un sueño y ellos son elementos creativos y dinámicos de nuestra psique, metáforas de la vida de quien los sueña, y requieren una lectura mas parecida a la que hacemos con un poema. Por eso es bueno hablar de "explorar un sueño", en vez de "interpretar un sueño". Esto última frase resuena a un candado. Los sueños no son un disfraz para ocultar una sexualidad perversa, sino que según Jung "el sueño expresa exactamente lo que quiere significar".
Tal vez en la sociedad austríaca de comienzos del siglo XIX, donde vive y trabaja Freud, la sexualidad haya sido un temazo, con grandes bloqueos y tabúes. Pero hoy no.
El pensamiento simbólico no es un pensamiento primitivo sino un pensamiento creativo.
Volvamos entonces al sueño de nuestro hombre sin corbata. ¿Qué diría Freud de él?. Pues reduciría el simbolo corbata y diría que nuestro hombre se siente fálicamente disminuido: la corbata es larga, la usan los hombres y nuestro soñante no la encuentra. Impotencia. Sanseacabó el sueño. Pase por mi secretaria, que son 70 lukas.
Pero las corbatas representan mas cosas: ¿no son acaso nuestra máscara, el rol que adoptamos en el trabajo, en la civilización?. Usar corbata es símbolo de status (Chavez no la usa y asi le va), de elegancia, de seriedad (Obama la usa). Cuando nos ponemos un terno, la corbata y su color es clave. Las hay de seda. Con el terno nos vemos bien, parecemos inteligentes, adinerados, con status. Pero el terno es una mera máscara que nos protege. Poque un aweonao perfectamente se puede vestir de terno (disculpen pero no voy a dar ejemplos; todos tienen alguno cercano). El terno es una coraza social que permite tener un rol seguro, ser aceptado, estar protegido. La casa que tienes, el barrio en que vives, la marca y el año del auto, donde veraneas, tus trajes y corbatas, todas son máscaras.
¿Y si no tengo que ponerme?. ¿Quien soy yo entonces?. ¿Que hay debajo del rol social, de las apariencia?. ¿Alooo?..., ¿hay alguien alli abajo?. Mientras mas apegados estamos al status, con la rigidez y falta de espontaneidad que implica, mas miedo tenemos de que descubran que debajo de la cubierta protectora tal vez no hay nadie. ¿Me querrán sin mi dinero?. ¿Seré aceptado sin mi linea de crédito?.
La desnudez es lo contrario al terno y a la corbata. Una es abierta, las otras ocultan y protegen algo. Claro que hay que usar ternos, no problem, pero en el sueño nuestro soñante pierde su corbata y no puede funcionar sin ella. Podria haber solucionado el impasse he ido casual al trabajo. Pero no sabe que hacer. Se paraliza. El sueño termina sin solución. ¿Es que no puede funcionar sexualmente?... ¡nah!. Tiene miedo de mostrar lo que hay debajo del terno: un ser humano, sin diploma ni doctorado, sin una 4x4, con un alma temerosa pero con ganas de expresarse, de descubrirse y de ser aceptado en la simplicidad que es propia de nuestra esencia. Tiene 40 años, un exitoso puesto en un Banco, pero se siente vacío. ¿Quien soy yo?... ¿el gerente?, ¿el que juega golf?. Y entonces recuerda que cuando niño tenía expectativas muy diferentes de los 40 años.
¿Entonces que hacemos con Freud?... pa´ la casa Freud.



http://www.manualparadespabilarse.com/2010/02/la-destruccion-de-los-simbolos.html