miércoles

Exploración en el viaje

Un conejo con bata rosa
un puñetazo en el estómago
se llevó por maricón.
Pero las golondrinas no perdían esplendor
al remontar el vuelo hacia el molino
que gira y gira cual torbellino
oscurecido por el paso de la bruma.

Fumo, bebo, ¡desespero!
Junto a las hordas celestes alienadas.
Hace mucho que mis gafas de sol
me dejaron de iluminar.
Sólo se imprime en el viento
un quejido lastimero,
y contemplo la que fue mi calavera
entre volutas de humo y riachuelos de cerveza.
Y me siento como un perro
que, sin amo, muere de tristeza.

Incapaz de lijar mis asperezas
¡Vomitaré a causa de mí mismo!
¡Gritaré al mundo que estoy vivo!
Les haré ver mi decadencia
y me permitiré ser con ellos lascivo:
Me follaré como déspota a esos malnacidos,
me inyectaré en vena el blanco elixir
y mi boca descenderá por carnes de impureza,
y hasta donde mi dedo hurga
corromperé con placer y frenesí.
Quisiera follarte en todas las catedrales,
no dejar lugar sagrado donde explorar tu ser,
destruyendo las naves laterales
asustaremos a los curas sin querer.
Te besaré en cada intimidad,
y el oro rojo será el don de nuestro aquelarre.
Deslizaré mi lengua por tu espalda
hasta arrancarte los gemidos instintivos
cuando obtenga de tu sexo el vino.

Sin amar no puedes dañar
y aquí el amor quedó, de lejano, extinguido.
Arañar tu cuerpo un poco más
no debiera considerarse delito.
Sería exquisito prolongar el suplicio
de tu cuerpo estremecido por el placer.
Mi mejor forma de amanecer
sería guiarte al delirio,
para volver a ver caer la tarde
entre tus brazos para perecer…

Y es que lo que el sabio ha de saber
es bien sencillo:
Los mejores incendios pasionales
son aquellos que están prohibidos.
Y tras finalizar la unión nada mejor
que un fuerte licor, alguna broma y un cigarrillo.



http://pensamientoliberrimo.blogspot.com/2010/01/un-conejo-con-bata-rosa-un-punetazo-en.html

No hay comentarios: