miércoles

¿Nadie se hace preguntas?

Como profesional del marketing considero que son muchas las cosas que tenemos que agradecer en este sentido a los estadounidenses y a su forma de inventar todo lo que hacemos hoy en día para llegar a nuestros clientes. Al otro lado del charco han sabido utilizar todas las estrategias y técnicas del marketing para llegar mejor, para vender más, para crear grandes marcas y (lo más importante) para hacerse los amos del mundo. Gracias a este buen uso, Estados Unidos marca la pauta en un mundo globalizado en el que muchos se quejan de la invasión cultural americana.

Sea como fuere, siempre me he sentido atraído (además de por el marketing) por el mundo de la política. Aquí, al igual que en otras muchas áreas, también tenemos que aprender de los estadounidenses, que han reinventado la forma de ganar unas elecciones a la Casa Blanca con un candidato negro al que han conseguido elevar a los altares sin que este hiciera otra cosa más que hablar bien en público (con textos que, por supuesto, le escribe otra persona).

Hace algunas semanas un buen amigo me recomendó un documental que puede verse en Internet y que repasa muchos de los grandes males de la humanidad, como la religión, el capitalismo y las teorías de la conspiración que han marcado en buena parte la historia del mundo que conocemos. Muchas de las cosas que se dicen en el vídeo pueden ser más o menos ciertas o más o menos defendibles, pero lo cierto es que me llamó poderosamente la atención la parte titulada "Todo el mundo es un escenario". En ella repasan algunos hechos históricos como el ataque a Pearl Harbour o el 11S, asegurando que todo formaba parte de estrategias del gobierno de los Estados Unidos para entrar en guerra con el apoyo de la población.

Como digo, puede haber muchas teorías en este sentido y conviene cogerlas todas con pinzas, pero viendo muchas de las pruebas y repasando la historia americana, quizás tengan algo de razón los que aseguran que la guerra es un negocio que interesa, y mucho, a los americanos.

Todo esto me venía a la mente esta semana tras el intento de atentando en el famoso avión de Detroit, y lo hacía porque no puedo explicarme aún cómo es posible que un joven nigeriano pueda colarse hoy en día en un avión con explosivos. Tampoco me entra en la sesera que después de pasar una serie de controles el atentado fallase, ya que normalmente esta gente cuando quiere hacer daño lo hace. Lo que sí me cuadra es que esto pudiera ser otra estrategia como quizás lo hayan sido Pearl Harbour y el 11S. Una estrategia para meter miedo a los ciudadanos, para recortar derechos y para justificar una serie de guerras que tiene abiertas el premio nobel de la paz.

Si lo han hecho, tenemos ante nosotros otro tema para estudiar en las futuras clases magistrales de marketing. No nos olvidemos de que el mundo es un escenario y que todos nosotros no somos más que actores interpretando el papel que nos dictan nuestros políticos. ¿Quizás ahora interesa Yemen? Dicen los expertos que Obama no tiene tropas suficientes para ocupar el país, pero seguro que en los últimos días ha aumentado el número de alistamientos.


http://cincopuntocero.blog.com.es/2010/01/05/nadie-se-hace-preguntas-7697575/

No hay comentarios: