domingo

Cómo el Imperio mueve sus piezas en Latinoamérica: Oligarquía, logias, filántropos y la CIA

¿Quién es Norman Bailey, el hombre encargado de espiar a Cuba y Venezuela?. El prontuario de inteligencia de Otto Reich, John Negroponte, y el embajador en Argentina, Earl Wayne. Cómo presiona Estados Unidos con la CIA, el Ejército, la diplomacia y las fundaciones. Quiénes son las familias patricias estadounidenses que jugaron con Hitler y Stalin. De dónde provienen. Cómo ocupan el poder. Kerry y Bush: falsos adversarios de una misma logia. La ocupación de tierras estratégicas y los filántropos de la CIA. La Oligarquía de Estados Unidos contra América Latina.
“Consigues más con una palabra amable y un arma, que sólo con una palabra amable”
Donald Rumsfeld

El Superagente
Norman Bailey fue nombrado el martes 9 de enero de 2007 como jefe de inteligencia contra Cuba y Venezuela, luego que la Central de Inteligencia Americana (CIA) pidiera a John Negroponte, director nacional de los Servicios de Inteligencia de los Estados Unidos, la creación de una división especial para centralizar, unificar y coordinar desde un sólo nodo las actividades de Washington hacia los dos países más hostiles del hemisferio.

La CIA difundió la noticia en un comunicado en el que explica que las tareas de Bailey serán únicamente centralizar las operaciones contra Venezuela y Cuba, con la creación de un área “estratégica en la recolección de información y el análisis, identificando y llenando vacíos de información y planificando y asegurando la implementación de estrategias”.

Norman Bailey es economista y fue recientemente miembro del Consejo de Seguridad Nacional, y ocupará un área de alta importancia en la estructura de la CIA ya que la Central de Inteligencia sólo tenía cinco divisiones de este carácter especificado: las oficinas sobre Irán, Corea del Norte, Contraterrorismo, Contrainteligencia, y Proliferación de Armas. La de Bailey será la sexta oficina, creada en una coyuntura especial, en la que Cuba se acerca a un cambio de mandatario a medida que se deteriora la salud del comandante Fidel Castro, pero especialmente al principal rival político de Estados Unidos, Venezuela, que desde la presidencia de Hugo Chávez lidera la confrontación contra el Imperio e influye decisivamente sobre el resto de la región, y coordina tareas con otros países fuera del continente americano.

El miércoles 10 de enero, Hugo Chávez asumió su nuevo mandato bajo la consigna “Patria, Socialismo o Muerte”, y anunció el camino a la reforma del tipo de gobierno hacia un nuevo modo de socialismo y poder comunal, la nacionalización de los medios telefónicos, la cuenca petrolífera el Orinoco y la energía eléctrica, y otra serie de resortes esenciales que se encuentran en manos privadas y/o extranjeras. Estados Unidos será uno de los más perjudicados ya que capitales estadounidenses son dueños de gran parte de la telefonía y las fuentes eléctricas que serán nacionalizadas por el nuevo gobierno de Hugo Chávez. Esto, junto a otras políticas de agenda nacional y regional desarrolladas por el presidente venezolano, valió la decisión de la CIA de crear una oficina especial contra Venezuela.

La CIA ya estuvo involucrada directamente en el fallido golpe de Estado contra Chávez en abril del 2002, y financia a través de una fundación pantalla, la National Endowment Democracy (NED) a los partidos políticos y organizaciones sindicales y sociales opositoras a Chávez, violando la soberanía nacional al inmiscuirse en la política venezolana. La creación de esta oficina también da otra señal y es que la lucha contra Venezuela pasó a ser una política de Estado, ya que este tipo de modificaciones estructurales de la CIA, precisan de la aprobación del Capitolio, por lo que cuenta con el apoyo del Partido Republicano, pero además del Partido Demócrata que encabeza los sondeos para hacerse con el gobierno una vez terminado el mandato de Bush.

Desde que una oficina particular de la CIA se encargó de los asuntos cubanos, Fidel Castro sufrió al menos, 600 intentos de asesinatos coordinados por la propia CIA, además de la fallida invasión de Playa Girón.

El propio bloque de diputados del Partido Demócrata pidió a George Bush, el pasado mes de septiembre de 2006, que cambie el eje bélico, retire las tropas de Irak y apunte sobre Venezuela. El pedido no implica un cambio de beneficiarios, ya que así como se saquea el petróleo iraquí, Venezuela es el país con mayores reservas de petróleo del mundo (1), pero suma además una confrontación constante con Estados Unidos, apoyando el cambio de políticas en países de la región. Pese a que en el plano económico, Venezuela sigue siendo el principal proveedor de crudo a EE.UU., también es visto como una potencial amenaza estratégica ya que, ante la eventualidad de un conflicto, si Chávez decide cortar el suministro de petróleo a Estados Unidos, la economía de ese país colapsaría inmediatamente (2). Y esto Chávez lo sabe y lo utiliza (3) (4).

Bailey tiene 75 años y desde la década del ’80 trabajó en inteligencia, especializado en asuntos latinoamericanos, y entabló fuertes lazos políticos y económicos en Argentina, e integró los tres últimos gobiernos republicanos: fue funcionario de Ronald Reagan, George H. Bush, y Geroge W. Bush.

Además de sus vínculos con la NED (megafundación que en la Argentina financia a varios think tank, como al CIPPEC y al CELS), es miembro de la Fundación Potomac, una confluencia de la Trilateral Commision y del Council of Foreing Relations, del tándem Rockefeller-Kissinger.

En 1999, Bailey dijo que Chávez es “un dictador civil” y lo considera “un peligro dentro y fuera Venezuela” . En declaraciones públicas, afirmó que Chávez es culpable de ocho pecados capitales:
1.“Impulsa un eje populista-izquierdista en Sudamérica junto a Fidel Castro, Evo Morales”.:
2.“Chávez encabeza la prédica regional contra los Estados Unidos”.
3.“Es el principal opositor al ALCA”.
4.“Apoya financieramente a movimientos indígenas de izquierda en países andinos”.
5.“Brinda apoyo logístico a las FARC” (sic).6.“Financia a Cuba con petróleo venezolano”
7.“Transformó a la Isla Margarita en un refugio para terroristas islámicos”.
8.“Interfiere en conflictos bilaterales como en el caso Bolivia-Chile por la salida al mar”.

Es por la tierra, idiota
Durante el gobierno de Fernando De la Rúa, Bailey consiguió una oficina en la propia embajada argentina en Washington, otorgada por el ex canciller y miembro del Opus Dei, Adalberto Rodríguez Giavarini. Desde esa oficina se reunía con miembros del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI), del que forma parte el propio Giavarini, Martínez de Hoz y Roberto Lavagna. Bailey también visitó la Argentina el 7 de marzo de 2002 (5), alojándose dos noches en el Hotel Plaza, para presentarle en Olivos un manuscrito a Eduardo Duhalde, entonces presidente de la Nación, con diecisiete puntos para que Argentina “salga de la crisis” y fue quien lanzó la idea de “Canje de Deuda por Territorio” (6) (7), a fines que Argentina acceda a entregar terrenos fiscales para reducir la deuda externa (8).

Los puntos principales que aconsejó el asesor “independiente” Bailey a Duhalde fueron:
1. Reprimir fuertemente la agitación social a corto plazo.
2. Elecciones a mediano plazo como válvula de dispersión y distensión social.
3. Debido al “default”, emitir bonos de deuda respaldados por territorio nacional.

¿Los puntos 1 y 2 tendrán que ver con la masacre del Puente Avellaneda que redundó en el llamado “anticipado” –o planeado- a elecciones?

En ese entonces, inteligencia de la Policía Federal y la SIDE coincidan con los estudios de la CIA sobre la escalada de las protestas sociales en la Argentina, impulsados por el creciente desempleo, la baja recaudación fiscal y el deterioro del salario. Por ello, Bailey entregó personalmente un mensaje de George W. Bush, indicándole estos puntos, y que las elecciones debían ser llamadas en un plazo no máximo de 90 días.

Una versión de los hechos dice que Duhalde sólo no quiso cumplir con uno de los puntos: abandonar la presidencia.

La venta de tierras a “inversores” extranjeros, como Tompkins, miembro de la CIA según fue denunciado en Suecia, Soros, Benetton, Turner, Lewis y tantos otros estaba en marcha, mientras que la solución financiera fue la emisión de bonos atados al crecimiento del PBI.

El 26 de junio de 2002 se realizó en todo el país una protesta popular ante la decadente situación nacional y reclamando un cambio político. Los protagonistas de estas manifestaciones fueron las organizaciones sociales y piqueteras que rodearon la ciudad de Buenos Aires. No obstante, una de las movilizaciones fue particular en todo sentido: en el Puente Avellaneda, se habían apostado más efectivos que en todos los otros puntos de protesta, con miembro de Gendarmería, Policía Federal y Policía de la Provincia de Buenos Aires. Llamativamente, absolutamente todos los medios, e inclusive programas de cada canal, tenían móviles para transmitir en directo lo que allí acontecería, dejando a las claras que cierta información de inteligencia se filtró a los medios y derivó en el jaque mate sobre Eduardo Duhalde en la presidencia.

En esa movilización, en la que ningún miembro de las fuerzas de seguridad fue agredido, el comisario de Avellaneda Alfredo Franchiotti, secundado por Alejandro Acosta, asesinaron a mansalva a Maximiliano Kosteki y Darío Santillan, ambos piqueteros de la organización Aníbal Verón.

Los miembros de la bonaerense fueron filmados y fotografiados in fraganti y sobrevoló sobre la Casa Rosada la hipótesis de que el choque fue montado como una demostración de fuerza de Eduardo Duhalde para testear a la sociedad. Si ante la represión recogía apoyo, podría desobedecer la orden de Bush de llamar a elecciones inmediatamente. Pero ocurrió lo contrario: Eduardo Duhalde debió anunciar elecciones anticipadas el 9 de julio de 2002, desde la provincia de Tucumán. Pero también los hechos, muestran una cronométrica precisión de las órdenes impartidas por Norman Bailey:
-Marzo: Bailey entrega el plan a Duhalde de corto y mediano plazo, y la venta de territorio.
-Junio: se cumple el segundo punto de “Reprimir fuertemente la agitación social a corto plazo”.
-Julio: se respeta el punto de llamado a elecciones como válvula de distensión social.

De los 90 días de plazo que le había dado Bailey, el 7 de marzo, Duhalde apenas se demoró un poco: tardó 124 días, apenas 34 días más de lo exigido, cuestión que no originó ningún malestar en Washington. El acuerdo se cumplió, al mismo tiempo que llegaban los inversores terratenientes.


El superagente BaileyLa propuesta de Bailey no quedó en la nada sino por el contrario, recibió de Duhalde un fuerte impulso cuando el Gobierno. Eduardo Duhalde contrató, anunciado en el Decreto Nº 533/2002, tres empresas a fines de que “preparen e implementen una estrategia para conseguir financiamiento internacional”(9) (10).

Una de las empresas contratadas fue Zemi Communications, cuyo propietario es Herny Kissinger, que desde hace tres décadas, cuando lanzó el NSSM-200 (Ver Investigación 16: El Informe Kissinger - NSSM 200), planificaba el endeudamiento de países con recursos estratégicos para ser coaccionados a comienzos del siglo XXI. De hecho, para esos días, la consultora argentina Giacobbe y Asociados, realizó de modo “independiente” a pedido de una empresa europea, una encuesta en la que se destacaban cinco de las 30 preguntas:
Pregunta Nro. 12: "¿Estaría de acuerdo que la Argentina entregue los derechos sobre sus territorios en la Antártida para cancelar totalmente la deuda externa del país?"
Pregunta Nro. 14: "¿Estaría de acuerdo con ceder territorios fiscales de Chubut para cancelar la deuda pública provincial?"
Pregunta Nro. 15: "¿Estaría de acuerdo en la unificación de Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego en una sola provincia o región?"
Pregunta Nro. 16: "¿Cuál es su posición especto de la propuesta de que la Argentina sea administrada económicamente por un funcionario del FMI o de algún otro organismo internacional?"
Pregunta Nro. 17: "Debido a la situación de crisis que vive hoy la Argentina, ¿desea irse del país?"

Desde los ’90, el Estado argentino, en el proyecto neoliberal de reestructuración nacional, desreguló toda legislación sobre recursos naturales, en los gobierno de Carlos Menem, seguido por Fernando De la Rúa y Eduardo Duhalde, modificando cuanta ley sea necesaria para que escandalosas partes del territorio nacional, bajo el pretexto de atraer las inversiones tan necesarias para mantener las finanzas en equilibrio, sean adquiridas por extranjeros, sin hablar que la Corona Británica sigue siendo una de las grandes propietarias de tierras patagónicas.

En todo este asunto, el Estado argentino brilla por su ausencia, o mejor dicho, por su complicidad. Como se dijo anteriormente, durante la presidencia de Carlos Menem, se hicieron todas las modificaciones necesarias para liberalizar la compra de territorios, que devino en la enajenación en manos extranjeras de gran parte del suelo nacional (recordemos que desde hace varias décadas la Corona británica figura entre los grandes propietarios "privados" de haciendas patagónicas). “En estos años compraron miles de hectáreas millonarios como Ted Turner, Silvester Stallone y Benetton. También Douglas Tompkins, quien con Patagonia Land Trust compró tierras en Chile y Argentina (habría adquirido tierras al argentino Gregorio Perez Companc en el Delta)", según Liberatión, otra gran iniciativa la tendría Norman Bailey, lobbista de EE.UU. que se vinculó a los gobiernos de Argentina y de Uruguay. En la Península Valdés, la fundación inglesa World Land Trust "compró 7.000 hectáreas con vista a las ballenas por 2,8 millones de euros", 440 dólares la hectárea”, publicó Clarín por esos días(11). Douglas Tomkins, además compró la estancia Sierra León a la patricia familia Braun, y también es dueño de los Esteros del Iberá, donde se encuentran todas las tierras argentinas que se están sobre el Acuífero Guaraní, la reserva de agua potable más grande del mundo. La otra parte, ubicada en el Paraguay, fue cedida por el gobierno de ese país a Estados Unidos para que instale una base militar y una estación de la CIA para “controlar el terrorismo en la Triple Frontera”. En el 2002, en la provincia de Entre Ríos, frontera entre Argentina y Uruguay, los frutos de Bailey maduraron para que, sin permiso oficial, marines estadounidenses realicen clandestinamente ejercicios militares, denunciado por testigos oculares entrerrianos y por decenas de medios, y reflejado en la Investigación Nº 3: El Imperio Contraataca I – Investigaciones Rodolfo Walsh.

La influencia de Bailey en la Argentina no sólo fue percibida, levemente, por los medios de comunicación, que apenas lo consideraban un lobbysta estadounidense con algún pasado en la función pública (evidentemente omitieron revisar su prontuario criminal). Quien hoy está a cargo de la oficina de la CIA contra Venezuela y Cuba, hizo hablar a sus monos ante la posibilidad de que Argentina entregue, aún más, su soberanía (12):
“El Estado tiene miles y miles de bienes inmuebles que no utiliza. Debemos estudiar cómo podemos compensar esos depósitos atrapados en el corralito con bienes del Estado, hay tierras, inmuebles, una manera de garantizarle al ahorrista", dijo Eduardo Duhalde como presidente el 13 de mayo de 2002, pretendiendo encubrir bajo darle una solución a los ahorristas, la excusa para semejante negociado.

“Se están realizando estudios preliminares”, sobre lo “revelado” por Duhalde, dijo el mismo día el entonces jefe de Gabinete, Alfredo Atanasof.

Esta idea quedó, supuestamente, en la nada. Pero como ya se mencionó, varios magnates estadounidenses se convirtieron en grandes terratenientes en Argentina. Douglas Tomkins vendió sus activos en empresas para tener un retiro como militante de la llamada Deep Ecology . Con su supuesta fortuna propia, compró 300.000 hectáreas en Chile y otras tantas en la Argentina, 100.000 de ellas sobre los Esteros del Iberá, provincia de Corrientes.

La modalidad es la compra de territorios para convertirlos en supuestos santuarios ecológicos, administrados por manos privadas, que curiosamente contienen recursos estratégicos, y/o están ubicados en zonas de importancia geopolítica.

Estos inversionistas recibieron apoyo financiero del Banco Mundial, presidido por Estados Unidos (hoy Paul Wolfowitz, soldado de Reagan y Bush), que además, oficiaría como entidad tribunalicia de quiebras. Mientras el gobierno de Néstor Kirchner llevó una política para sacar a la argentina del “default”, el diario The Economist señaló en diciembre de 2001 que ’Argentina demuestra que existe la necesidad de introducir un procedimiento para administrar la quiebra de Estados soberanos’. El Estado soberano, comenzaría a privatizarse.

Cuando Kirchner asumió en el 2003, el FMI y el BM exigían, como lo hicieran durante el interinato presidencial de Eduardo Duhalde, la privatización del Banco Provincia de Buenos Aires y el Banco Nación, no sólo para terminar de controlar la banca nacional argentina sino con los ojos puestos que entonces tenían esos bancos en 15 millones de hectáreas de pequeños y medianos productores agrarios estaban a punto de perder en caso que ambos bancos decidieran ejecutar sus deudas.

Pero, ¿Tomkins estaba realmente ajeno a los proveedores de deuda?

La historia comienza en los años ’60, cuando David Rockefeller, miembro del Club Bildelberg y que todavía no había fundado la Trilateral Commission junto a Henry Kissinger y el Council of Foreing Relations, financió a Kissinger en la invstigación llamada Iron Mountain Plan (IMP), que giró a la Casa Blanca la sugerencia de insertarse silenciosamente en América Latina para controlar regiones estratégicas bajo la cobertura del ecologismo, tan bien visto en aquellos años del “flower power”.

En 1997 se conformó la International Forum on Globalization (IFOG), la cual está presidida por un amigo íntimo de Tomkins, Jerry Mander, que al mismo tiempo dirige la “Foundation for Deep Ecology” de Douglas Tomkins. El año en que se conformaron estas organizaciones no es caprichoso: fue el último año de crecimiento del PBI durante la convertibilidad, que ya había caducado dos años antes tras la Crisis del Tequila en México, en 1994 y que impactó a comienzos del siguiente año en Brasil y Argentina.

La pinza tendida por Kissinger (Zemi Communication), alto miembro de la Trilateral Commission mentada a principios de los ’70 por David Rockefeller, que tiene fuerte incidencia en la CIA (la cual fue dirigida por Bush padre en años de Reagan), ya había enrolado a Mr. Bailey. Tompkins ingresó a la Patagonia argentino-chilena con una inversión inicial de 850.000 dólares aportados por la IFOG, de las cuales sus miembros más destacados son las Turner Foundation (Ted Turner, terrateniente patagónico), “Ford Foundation” (miembro del Council of Foreing Relations –CFR- de David Rockefeller), JP Morgan (Club Bildelberg) y la Rockefeller’s Brothers Found (CFR-Trilateral Comission-Club Bildelberg).

Para dar publicidad a la causa ecologista, Edward Goldsmith editó la revista The Ecologist. Edward Goldsmith fue miembro de la IFOG que patrocinó a Tompkins, y su hermano James Goldsmith llegó al directorio del banco “St. James Capital Place”, de la familia Rotschild. El barón de Rotschild fue el fundador del selecto Club Bildelberg, que junta una centena de los hombres más poderosos e influyentes del planeta. Edward Goldsmith, que además preside la James Michael Goldsmith Fundation, es un viejo amigo personal del “ecologista” Tompkins, que comenzó a comprar, en primera instancia, tierras en la Patagonia.

En el 2003 se denunció la presencia de geólogos realizando estudios mineros sin autorización estatal, por encargo de las principales compañías mineras del mundo, que también operan en la Patagonia argentina.

Una de ellas es la Anglo Gold, de la familia Oppenheimer, que tiene su principal inversión en argentina en la mina de oro y plata de Cerro Vanguardia (posee el 98% tras comprar el paquete accionario a Gregorio Pérez Companc), ubicada en la provincia de Santa Cruz. Cerro Vanguardia S.A. se constituyó en Santa Cruz en 1997, cuando el actual presidente Néstor Kirchner era gobernador de esa provincia. A la IFOG y a Kirchner poco le imporaron la ecología de una de las regiones más ricas de oro y plata del país, ya que la Anglo Gold extrae los metales preciosos con cianuro a cielo abierto.

También es curiosa la continuidad del plan Duhalde-Bailey, cuando uno se remonta a los años en que la Barrick Gold se hizo en San Juan con la mayor mina de oro del mundo sin explotar, Valadero y Pascua Lama (Ver Investigación Nº 8 Cinco Siglos Igual), y otras dos en la provincia de Santa Cruz, también durante el gobierno provincial de Néstor Kirchner. Cuando sólo se mostraba como empresario, George W. Bush visitó la argentina en 1996 y viajó a la Patagonia junto a Carlos Menem para ver las inversiones que realizaba su padre. Es que papá Bush, ex presidente y ex jefe de la CIA, ingresó por entonces en el directorio de la Barrick Gold impuesto por el principal socio capitalista de la minera canadiense, el traficante de armas saudí, Adnan Khashoggi. Desde hacía años, Bush había tejido fuertes lazos, como director de la CIA, con la crema de Arabia Saudita, entre ellas los Bin Laden. Al mismo tiempo, la Barrick ingresaba en Perú gracias a los acuerdos entre Bush y el entonces presidente peruano, Alberto Fujimori. El actual presidente estadounidense, visitó entonces ambos países para ver las inversiones de papá. La legislación otorgada por Menem, es un escandaloso capítulo aparte (13).

Si aún el plan de canje de deuda por territorios estratégicos suena a paranoia, hay aún más datos de víctimas precursoras: en 1995, el Zaire entra en default financiero y la Barrick, junto a la Anglo American Co., y Río Tinto Zinc, para repartirse los yacimientos de cobalto (Zaire es el principal productor de este mineral vital para la industria armamentística), cobre, diamantes, zinc, estaño, zinc, baritina, magnesio, y extraordinarias reservas de oro sin explotar. Un año después, cuando todavía las mineras no instalaron sus plantas, la CIA a la cual siempre estuvo vinculado Bush (el único ex presidente que ejerce el derecho que tienen los ex mandatarios de acceder a todos los archivos y reportes de la CIA) financiaron la invasión al Zaire por parte de Ruanda y Uganda, donde además traficaban armas en coordinación con el saudí Khashoggi.

En “El corazón de las Tinieblas de George Bush”, Jeffrey Steinberg (miembro del grupo de inteligencia de LaRouche) denuncia en la publicación Executive Intelligence Review (EIR): "la invasión del este de Zaire por parte de ejércitos combinados de Ruanda y Uganda, que comenzó en septiembre de 1996, coincidió con la entrada de Barrick y Anglo American para adueñarse exactamente de esa zona... Miles de refugiados murieron en los enfrentamientos y otro cuarto de millón se vio obligado a huir a la selva, a morir de hambre y enfermedades, en tanto unos quinientos mil cruzaron la frontera hacia Ruanda para morir, probablemente, en manos de los tutsis"(14).

Pareciera contradictorio que la propuesta de Bailey de canjear deuda por territorio, haya sido capitalizada por empresarios “privados” como Tompkins. Recordemos que Bailey, ante la falta de soluciones dijo que: “’en la Argentina no quedan muchos activos por vender, pero aun se pude armar un esquema de canje de deuda usando tierras fiscales y activos provinciales” (la mayoría ejecutables por el Banco Nación y el Banco Provincia de Buenos Aires, bajo la presión del FMI y BM). Y una institución es la que une a tres personajes centrales en esta historia:
1. George Herbert Bush: ex director de la CIA.
2.Norman Bailey: agente de inteligencia especializado en América Latina, hoy al frente de la oficina contra Cuba y Venezuela de la CIA.
3.Douglas Tompkins: supuesto filántropo ecologista estadounidense, fue investigado por el periodista Mariano Marambio Cabral cuando junto a un periodista sueco investigaban el asesinato del primer ministro de Suecia, Olof Palme, y Cabral debió permanecer oculto en Suecia tras descubrir que Douglas Tomkins es un agente de la CIA (15).

Mariano Catán viajó de Estocolmo a Buenos Aires para denunciar a Douglas Tompkins ante el Ministerio del Interior. Catán investigó las intenciones que años después servirían para la compra de los Esteros del Iberá, luego que Tompkins rechazara una primera oferta para hacerse de los mismos. Según pudo establecer el periodista residente en Suecia, Tompkins fue encomendado por el Departamento de Estado para la compra de las 100.000 hectáreas sobre los Esteros del Iberá. Las propiedades del barro de la zona junto a una aleación de silicio y titanio, produce una cerámica 48% más dura que el acero y con un peso 72% inferior al mismo, según pudo determinar un ingeniero italiano, el cual mejora en costo y prestación materiales para la industria armamentista, y de vital importancia para al NASA debido a su mayor resistencia como material para proteger el reingreso de las misiones espaciales a la atmósfera (16).

Sobre el trato que recibe Douglas Tompkins, recomendamos ver: Tompkins el Bueno, según Noticias.

En 2005 se planificó realizar en el Iberá, bajo el control de Tompkins, el dragado de un canal para extraer el barro tuyutí y caolinita. Un año más tarde, lindante a las tierras de Tompkins, Paraguay aprobó el asentamiento de una base militar estadounidense y una estación de la CIA bajo el pretexto de la lucha contra el terrorismo, pero dicho barro sería sacado de contrabando a los Estados Unidos para ser utilizado con fines militares.


Lord Spy: John NegroponteCabe destacar, que esta denuncia no fue rebatida ni por el propio Tompkins ni por ningún académico que demuestre lo contrario. Luego de que la revista Noticias realizara un laxo reportaje al filántropo ecologista Douglas Tompkins, en la cual, curiosamente, la primer pregunta lo inquiría sobre si era agente de la CIA (a lo que Tompkins obviamente respondió negativamente y no se sabe si el periodista esperaba que le muestre una credencial de la Central de Inteligencia Americana), Douglas Tompkins agredió al periodista Francisco Tomás González Cabañas en el lobby del Hostel del Pinar, a las 10.15 am y finalmente le hace señas de que le va a cortar la garganta. El recepcionista del hotel, le dijo al periodista que “Este señor porque tiene plata, hace lo que quiere”. Esta denuncia consta en la Comisaría de la Seccional Primera de Corrientes de la Policía provincial, y fue tomada el mismo día por el oficial Manuel Alejandro Gómez.

Bailey también declaró, luego de la Cumbre de Mar del Plata, donde se manifestó una mayoría absoluta contra el ALCA, que “si Kirchner avanza en la consolidación de relaciones con Chávez y ese estúpido gasoducto (proyectado para ir desde Venezuela a la Patagonia argentina, pasando por Brasil y Bolivia), Argentina no recibirá más ayuda de Estados Unidos”. También se manifestó anteriormente a su nombramiento, “decepcionado” por la política exterior estadounidense sobre Venezuela: “desafortunadamente, el gobierno estadounidense está paralizado y espera que el Centro Carter, la OEA y otros actores puedan resolver la situación”(17).

Bailey es hombre de extrema confianza de John Negroponte, miembro de la CIA con primer destino Vietnam, para dirigir la Operación Fénix desde las oficinas en Saigón (propios documentos del exgobierno pro-EE.UU. de Vietnam del Sur, denuncian que más de 40.000 vietnamitas fueron asesinados por los paramilitares de la CIA en dicha operación, exhibiendo cuerpos desmembrados para amedrentar a los simpatizantes del Vietcong), y fue adjunto de Henry Kissinger en las negociaciones de París, entre Estados Unidos y el Vietcong.

Fue embajador en Honduras en los ’80, desde donde dirigió El Aguacate, una base de entrenamiento de 3.000 hectáreas para entrenamiento de los Contras nicaragüenses para acabar con la revolución Sandinista, y desde esas mismas oficinas oficiaba como enlace en el Plan Cóndor, desplegado por las dictaduras impuestas en Sudamérica. Negroponte, años antes, había sido quien obtuvo el ingreso de los dictadores Roberto Viola y Leopoldo Galtieri a las Escuelas de las Américas, donde se impartían “clases” de tortura y contrainsurgencia.

También en Honduras manejó la represión contra opositores, en El Aguacate se encontraron los cuerpos de desaparecidos estudiantiles, obreros y campesinos. Creó en ese país, con fondos de la CIA, el Batallón 316, que oficiaba como escuadrón de la muerte, tal como fue investigado y demostrado por el diario estadounidense The Sun. El ex senador y candidato a presidente por el Partido Demócrata, John Kerry, demostró ante el Senado que el Departamento de Estado financió a Negroponte con el pago de 800.000 dólares a cuatro compañías aéreas de cargo pertenecientes a los grandes cárteles del narcotráfico, para ingresar ilegalmente armas a Honduras.

En 2001 fue nombrado embajador de Estados Unidos ante la ONU y posteriormente al ingreso del ejército de ocupación en Irak, en 2004 era el embajador estadounidense en Bagdad, donde también creó, financió y coordinó a grupos paramilitares: la Brigada Badr y el Peshmerga (kurdo), responsables de bombardeo de la Mezquita del Domo Dorado donde fueron asesinados numerosos líderes religiosos y políticos.

En sus años en Honduras, Bailey estrechó vínculos con otro personaje siniestro de la política exterior estadounidense: Otto Reich, halcón entre los halcones. Otto Reich es uno de los articuladores de la mafia cubana en Miami, que se vincoló con el traficante Mas Canosa, amigo y socio en la Argentina de José Luis Manzano, ex funcionario de Carlos Menem y actual propietario de multimedios América y Grupo Uno. En los ’80 fue uno de los más activos coordinadores de la “contra” nicaragüense en los años de la Revolución Sandinista, y luego fue el Secretario de Estado que digitó a Bailey para “asesorar” a Eduardo Duhalde.

“Otto Reich tiene la experiencia necesaria para construir en el hemisferio las relaciones que esta administración auspicia en materia de libre comercio y de promoción de la democracia’’, dijo George W. Bush cuando lo designó Subsecretario del Departamento de Estado para Asuntos Hemisféricos en mayo de 2002. Reich fue embajador en Venezuela entre 1986-1989 durante el gobierno de Reagan, luego de formar parte del National Security Council entre 1981-1983.

Cuando Bailey fue elegido para la oficina especial de inteligencia contra Cuba y Venezuela, Otto Reich dijo que éste era un hombre “altamente capacitado, que comprende la acción política, la diplomacía y también comprende los aspectos psicológicos del mundo en el que estamos”. Ambos desempeñaban para la Casa Blanca un papel determinante en la política de los ’80: Bailey fue uno de los mentores de la estrategia para la Guerra Fría en los años de Reagan, mientras que Reich ejecutaba los planes en América Latina.

En 1983 fue nombrado primer director de la Oficina de Diplomacia Pública en el Departamento de Estado, donde trabajó cerca de Oliver North, protagonista del escándalo Irán-Contra. Reich además Reich está involucrado en el tráfico de drogas y protección a terroristas cubanos al servicio de Estados Unidos, como Luis Posada Carriles, preso en Panamá, y Orlando Bosch, responsables materiales de la voladura del avión cubano en Barbados, en 1976. Recaudó, movilizó y lavó dinero ilegal en bancos de Islas Caimán y el Lake Resources de Suiza.

Otto Reich, John Negroponte y Norman Bailey constituyen un trío que trabajó en conjunto para organizar a la Contra nicaragüense y ahora manejan los hilos de los servicios de inteligencia estadounidense sobre el hemisferio. Reich fue destituído por el Capitolio que no dejó definitivo el nombramiento de Bush, pero no necesariamente debe tener un despacho oficial en Washington para ser un personaje determinante en la política exterior de ese país. En su breve permanencia en el cargo dado por Bush, Otto Reich fue quien planificó el golpe de Estado en Venezuela contra Hugo Chávez, el 11 de abril de 2002.

Tampoco es casual que la nueva oficina de la CIA recaiga en manos del amigo Bailey. Otto Reich, ya había señalado hace dos años que “hay dos países que nos causan preocupación en América Latina, uno es Cuba y el otro es Venezuela”.


Los enemigos: Chavez, Castro y Evo MoralesNorman Bailey y John Negroponte compartieron gabinete durante el gobierno de Ronald Reagan. Desde esos tiempos, Bailey infiltró al gobierno del otro agente de la CIA, Roger Noriega, para preparar el ataque estadounidense sobre Panamá, a fines de derrocarlo, capturarlo y llevarlo a una prisión estadounidense. Se pegó como asesor de Noriega hasta el bombardeo ordenado por George Bush (padre) sobre los barrios pobres de Panamá, siendo bautismo de fuego de los bombarderos invisibles F-117.

Entre los tantos beneficios que le dio su amistad con Negroponte, redundó en un gran negocio gracias al saqueo de Irak, obteniendo la “consultoría” de Mobil Oil con su empresa Norman A. Bailey Incorporated (8618 Westwood Center Dr Vienna, Washington DC, Zip Code 22182. Tel: (703) 506-0779).

Otra de las importantes amistades de Bailey, para llevar adelante las operaciones más clandestinas, la entabló mientras era miembro del Consejo de Seguridad Nacional con el ultraderechista Lyndon H. LaRouche Jr, ex candidato a presidente de Estados Unidos que propaga una política antisemita sin pudor alguno. El propio Bailey admitió que Lyndon H. LaRouche Jr tenía “una de las mejores agencias de inteligencia del mundo que pueden operar con mayor libertad que las agencias oficiales”.

Calaveras y Huesos
El absolutismo de esta serie de personajes está también vinculada a una confraternidad secreta de la Universidad de Yale, fundada en 1917 y conocida como Skulls and Bones. La misma, de base ultraderechista, opera como una comunidad en la que anualmente se recambian los 15 cabecillas para seguir involucrando a miembros de la crema y nata del poder estadounidense, con el objetivo inicial de mantener la supremacía anglosajona y protestante (WASP – White Anglo Saxon Protestant). De esta organización secreta de una insondeable influencia en la política estadounidense, pertenecieron y pertenecen como miembros activos, grandes protagonistas de la vida política de los Estados Unidos. El emblema de Skulls and Bones, diseñado en 1917, sería adoptado por Adolf Hitler años después para los uniformados de las SS. ¿Suena delirante? Uno de los fundadores de la logia Skulls and Bones es Prescott Sheldon Bush, quien hacía negocios con la Alemania nazi de preguerra, padre de George H. Bush y abuelo de George W. Bush. Tanto Bush I y Bush II, estudiaron en la Universidad de Yale y pertenecieron a la Skulls and Bones , que forman parte de esta logia junto a alrededor de otros 600 miembros activos.

Para dar algunos ejemplos de los Skulls en las entrañas del poder: Bush llegó a jefe de la CIA, mientras que al mismo tiempo, Winston Lord era el jefe del CFR de Rockefeller en 1983. David Rockefeller, también pasó por Yale y fue miembro de la orden Skulls and Bones.

Otro miembro que cumple con los requisitos de provenir de una familia patricia que llegó junto a puritanos ingleses al Este de los Estados Unidos, es la familia Davison, dueña de la firma JP Morgan, uno de los pilares en que se apoya Bailey o fundaciones ecologistas.


Primicia IRW. Mi Buenos Aires querido. En el listado de Skulls & Bones de 1971, figuran G.W. Bush y Derek Bush, nacido en 1943 en Buenos AiresEn los años de Reagan, un civil “sin cargo”, en plena guerra fría, viajó a Moscú: W. Averell Harriman, de la familia de los lores de los ferrocarriles estadounidenses, se entrevistó en Rusia con Yuri Andropov, también hijo de ferroviarios en la decadente Unión Soviética, miembro de la KGB hasta 1982, cuando Leonid Brezhnev muere y Andropov asume el mando de la URSS. Un ciudadano “común”, que entra en la blindada Unión Soviética para hablar con el nuevo presidente.

George W. Bush, ingresó a la logia en 1968. no por sus altas calificaciones en Yale, sino gracias al apellido.

La logia Skulls and Bones admitió hace dos décadas el ingreso de judíos a ese grupo precedido por una orden de raíz alemana alrededor de 1820. La capacidad de accionar en cada esfera estratégica de los Estados Unidos: a. Ejecutivos en la Casa Blanca; b. Jueces; c. Publicaciones para la educación; d. Iglesias; e. Intereses financieros e industriales; f. Reserva Federal; g. Diputados y Senadores; h. Fundaciones, Think Tanks y círculos políticos.

Como ejemplo de influencia para la manipulación educativa y etapas de formación, la propia orden fundó la American Historical Association, la American Economic Association, la American Chemical Society, y la American Psychological Association.

Entre las fundaciones que forman parte de Skulls and Bones son al Carnegie Foundation, y la famosa Ford Foundation. Dentro del círculo del Poder Judicial, esta logia patricia estadounidense fundó la American Society for the Judicial Settlement of International Disputes, que estudia los marcos judiciales de la expansión estadounidense. Y entre la los medios de comunicación, por medio de Henry Luce la orden S&B manejaba al grupo Time-Life, hoy dentro del gigante AOL-Time Warner, el multimedios más grande del planeta.

La familia Bush comparte el apetito por el petróleo desde hace años, desde Percy Rockefeller, la familia Paynes y Prats nació la Standard and Oil, tienen vínculos estrechos con Shell, Creole Petroleum, y Socony Vacuum, y las relaciones que las mismas abren para explicar medianamente el apetito hidrocarburífero de los Bush.

Es más que evidente que entre los think tanks, se destaca el CFR de los Rockefeller, y la Trilateral Commission, fundada por David Rockefeller y Kissinger. Uno de los fundadores del CFR es otro miembro de S&B: Archibald Cary Coolidge. Su padre, organizó la empresa que sometió por décadas a América Central: la United Fruit Company, de Joseph Coolidge.

En 1973, cuando Estados Unidos decidió derrocar brutalmente al presidete chileno Salvador Allende, el coordinador de la operación fue, para variar, Henry Kissinger. Y su enlace en Santiago de Chile era Dino Pionzio, jefe de la Estación de la CIA en Chile y miembro de Skulls & Bones desde 1950. Dos años antes a esa logia había ingresado George H. Bush, que para los años del golpe en Chile, ya trabajaba en la CIA con Pionzio.


Daddy George H. BushEsta logia esta compuesta tanto por miembros demócratas y republicanos. En realidad da lo mismo porque el juego es el mismo y parten de una filosofía común: el Estado es Absoluto. Así como encontramos a Marx como una contracara de Hitler, ambos parten de una misma filosofía dialéctica: el hegelianismo, y el conflicto entre “oponentes” es fundamental para ofrecer ese “cambio”. El juego es ofrecer un “cambio” a la ciudadanía cunado en realidad, lo que buscan y consiguen es la obediencia absoluta del individuo, objetivo planteado por el Club Bildelberg y ejecutado por sus principales brazos: la Trilateral Commission y el Council of Foreing Relations, para imponer su presenciado New World Order, y otras organizaciones, como el FMI, el BM, la CIA, etc., que se insertan en el poder real.

La orden S&B tuvo como representante de los Rockefeller a Percy Rockefeller, pero el vínculo actual es que el CFR de David Rockefeller tuvo también como director a Winston Lord, miembro pleno de Skulls and Bones.

Para clarificar como los miembros de la orden S&B, de la que pertenece la familia Bush, juegan “a dos puntas” tácticas para una estrategia común tenemos como ejemplo la Segunda Guerra Mundial:

1. The Guaranty Trust Company, Brown Brothers Bank y Harriman Co., se establecieron en la Unión Soviética naciente para la creación del Ruskombank que financió la infraestructura soviética entre 1922 hasta 1984.

2. Por el otro lado, en los años de pre-guerra, encontramos que The Guaranty Trust Company, Union Banking Corp, Harriman y Prescott Bush financiaban el asenso de Hitler al poder, y luego lo apoyaron política y económicante en el mismo, inclusive durante la Segunda Guerra Mundial. Prescott Bush debió abandonar Gran Bretaña por su escandalosamente abierto apoyo a Adolf Hitler.

Conflicto: Occidente encontraba en la Alemania Nazi el tapón para el avance bolchevique soviético, que fue el chispazo de la Segunda Guerra Mundial.

Resultado: Termina la Segunda Guerra Mundial y se crean las Naciones Unidas, el FMI y el Banco Mundial, principales agencias oficiales para el New World Order.

Síntesis: el nuevo conflicto se plantea entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Ya vimos como Harriman viajo a la Unión Soviética para entrevistarse con Andropov en el poder. Harriman no era el presidente de los Estados Unidos, tampoco vicepresidente, ni siquiera secretario de Estado. Era un simple miembro de la orden Skulls and Bones que golpeó la puerta del Kremlin, y entró.

La familia Harriman, una de las más fuertes de la logia de Yale, es la que apadrina a los Bush. De hecho, el propio Harriman fue embajador en Moscú en 1941 y tres años más tarde envió un cable al Departamento de Estado donde reportaba: “Stalin pagó su tributo por la asistencia brindada por los Estados Unidos la industria soviética, antes y durante la Guerra. Él (Stalin) afirmó que aproximadamente dos tercios de la industria soviética fue construida gracias a la ayuda de los Estados Unidos y por la asistencia técnica”. Esto que pareciera inventado se encuentra en el U.S. State Department Decimal File 033.1161 Johnston Eric/6-3044 Telegram June 30. 1944 (18).


Friends to be friends: Henry Kissinger y David Rockefeller, amigos de andanzasSeis años más tarde, Harriman fue asistente especial del presidente Harry Truman y en 1951 era el hombre fuerte de la OTAN para contener la amenaza soviética. Lo extraño es que Harriman, apenas había ganado la revolución bolchevique, recibió la concesión de la extracción de manganeso en Georgia, pero le fue expropiada en 1920 con una compensación superior al valor de la explotación, en 3 millones de dólares. De todas las empresas nacionalizadas, la única indemnización fue otorgada a Harriman que se convirtió en el primer estadounidense en ser acreedor de la Unión Soviética, y principal impulsor del inicio de la carrera armamentística estadounidense contra la “amenaza roja”.

Otro hombre clave de Truman fue Henry L. Stimson, quien ingresó a S&B en 1888, y entre 1940-1945 fue Secretario de Guerra, y responsable directo para que Turman firme su petición de arrojar dos bombas atómicas sobre Japón, no para conseguir la rendición que estaba al alcance de la mano sino para demostrar al mundo el poderío militar de Estados Unidos.


...y Kissinger sigue: ahora al lado de George W. BushNo faltan hechos trascendentes en la historia moderna en la que estos personajes no estuviesen involucrados. El New York Times realizó una investigación no publicada finalmente por no poder corroborar la veracidad de la fuente. El agente “Pegasus” trabajaba en contrainteligencia dentro de la propia CIA y afirmaba que existe una grabación de una reunión donde se programaba el asesinato de John Fitzgerald Kennedy, que resultara en el beneficio para el complejo militar industrial de Estados Unidos (el mismo que hoy co-gobierna con Bush II), con un micrófono en el despacho de Edgard Hoover. De ese encuentro participaron el propio Hoover, Nelson Rockefeller, Allen Dulles (expulsado de la CIA por Kennedy), Lyndon Johnson y George H. Bush. Cierto o no, cada uno tenía un motivo para estar allí. Dulles fue el mentor de la CIA de posguerra y fue botado por la ventana, mientras Rockefeller, Jonson y Bush representaban a los cárteles petrolíferos de Texas.

Pero George H. Bush tenía otro motivo para ser de la partida. En plena invasión de Playa Girón, Kennedy retiró el apoyo aéreo, luego de meses de entrenamiento en que la CIA preparó un desembarco contra Cuba desde Guatemala, en una base emplazada en tierras de la United Fruit, y Bush viajaba constantemente entre Houston y Miami para reclutar a cubanos disidentes. Para 1963, año del asesinato de JFK, Bush vivía en Houston (Texas). Casualmente, dos de los barcos utilizados en la intentona para derrocar a la Revolución Cubana se llamaban “Houston” y “Barbara”. Bárbara, era la esposa de Bush, que en 1988 se convertiría en la Primera Dama.

Unos pocos años más tarde, el agente de la CIA Félix Rodríguez capturó y ordenó el asesinato de Ernesto “Che” Guevara en Bolivia. El primer hombre de la CIA al que llamó Rodríguez para pasar el reporte fue también George H. Bush.


Prescott Bush, socio de Harriman, sponsors de HitlerEl mismo doble interés que involucró a los Bush en el doble juego de la Segunda Guerra Mundial. El Partido Nazi fue financiado por el Thyssen Bank, a través de su sede holandesa, el Heydt’s Bank, controlado por Union Banking Corporation of New York. Casualmente, la Union Banking Co., era una empresa conjunta en Estados Unidos entre Harriman y Thyssen. Y al mismo tiempo, Harriman era socio de Prescott Bush en Brown Brothers.

James Smith Bush, hijo de Prescott, fue miembro de S&B desde 1922, y tuvo una prominente carrera política que arruinó alcoholizado. Mientras tanto, durante la presidencia de Eisenhower fue nombrado directamente por este como director del U.S. Export-Import Bank, cargo en el que fue ratificado por el propio John Fitzgerald Kennedy.

Jonathan James Bush, miembro de S&B desde 1953, hermano de Prescott, fue el principal financista de la compañía Arbusto Oil, donde un tal George Walker Bush comenzaba a aprender el negocio del petróleo en esa pequeña compañía texana, que recibiera financiamiento de una prominente familia saudí dueña de la homónima Bin Laden Group.

Para un ejemplo más cercano, tenemos a Reagan como presidente y a George H. Bush como jefe de la CIA y Rumsfeld también en el gobierno, apoyando a Irak en la guerra de diez años contra Irán. Pero al mismo tiempo, desde la CIA, George H. Bush, antes de ser presidente, coordinaba la asistencia a Irán para prolongar la guerra, terminando en el escándalo Irán-Contras.

El mismo Saddam Hussein que fue apoyado por Bush, Rumsfeld y Cheney, fue colgado de una horca por el hijo de Bush, Rumsfeld y Cheney.


George H. Bush, junto a sus camaradas de Yale de la orden Skulls and BonesLa periodista Alexandra Robins publicó en USA Today (USA Today, 25/09/2002: White House Bonesman leads the Nation into the Dark) un artículo donde describe que el gobierno de George W. Bush tiene una pasión por el secreto nunca vista, ni siquiera durante los años de Nixon. Ese año, en los movimientos de piezas de Bush de sus hombres más leales y reaccionarios, nombró a un miembro de su cofradía en Yale, Robert McCallum, como Fiscal General Asistente, con la misión de extender el secreto sobre la información acerca de los presidentes. Luego del 11 de septiembre de 2001, Bush formó un gabinete en las sombras, todos miembros de la logia de Yale, para bloquear al Congreso el acceso a información clasificada sobre terrorismo.

Al mismo tiempo que Bush lanzó el Acta Patriota, que otorgó permiso para espiar a cualquier ciudadano, dentro y fuera de los Estados Unidos, recortó al FBI los poderes para disponer libremente de esa información y John Ashcroft, Fiscal General de la Nación, ordenó a las agencias de inteligencia retener la información hasta que sea supervisada por la Casa Blanca. Un mes antes que los archivos de inteligencia de los gobiernos de Reagan y Bush padre (que fuera vicepresidente de Reagan) fuesen desclasificados, George W. Bush firmó una orden ejecutiva para que esos archivos sean prohibidos de desclasificar al público, y firmó al mismo tiempo una legislación que pena con prisión a todo periodista que difundiera información sensible…en la democracia ejemplar del mundo.

El escritor y periodista Ron Rosenbaun definió sintéticamente a la orden Skulls and Bones: “La logia tiene un poder increíble, y sus manos están en todos los niveles de poder de los Estados Unidos, y es tan difícil como la mafia intentar investigarlos porque también hacen culto del secreto”.

Un ejemplo de “alternancia en el poder”: para obtener la reelección, George W. Bush, miembro activo de S&B, tuvo que enfrentar al senador Demócrata John Kerry, otro estudiante de Yale, miembro de Skulls and Bones. Kerry, además, fue agente de la CIA en Vietnam, mientras Bush Jr era reservista en EE.UU. Portar apellido tiene sus privilegios.

My name is Wayne, Earl Wayne

Wayne, coordinador de la Contra, embajador en ArgentinaEarl Anthony Wayne es embajador de los Estados Unidos de América en la Argentina desde el pasado mes de abril de 2006, Asistente del Secretario de Estado para la Economía y los Asuntos de Negocios. Entre 1991 y 1993 ofició en el National Security Council (NSC) sobre Asuntos Europeos. En 1987 estuvo dos años trabajando como corresponsal de la “Christian Science Monitor”, y pocos años antes, a comienzos de los ’80, ingresó al Buró de Inteligencia e Investigación como analista especializado en información de inteligencia de política exterior china. Wayne reemplazó en la Argentina como embajador a Lino Gutiérrez, quien fuera embajador en Managua entre 1996-1999, aunque conocía al país desde hacía 15 años: en 1981 fue nombrado por el Departamento de Estado como coordinador de los asuntos en Nicaragua y el apoyo a la Contra, que también recibía financiamiento por el tráfico de armas que Estados Unidos hacía en Irán, para prolongar la guerra contra Irak, en los años en que Saddam Hussein era aliado de Washington y compraba armas a Estados Unidos abiertamente.

Wayne llegó a la Argentina el 6 de noviembre de 2006 para acomodarse en la suite de la embajada estadounidense en Buenos Aires con vista a la Sociedad Rural Argentina. Evidentemente el viento los amontona.

Apenas llegó, el Gobierno argentino se mostró extremadamente receptivo con el flamante embajador, y mientras la Cancillería azuzaba al representante venezolano en Argentina, Wayne se hizo recibir en una semana con Néstor Kirchner, Felisa Miceli, Julio De Vido, Aníbal Fernández, Daniel Filmus, Ginés González García, y batió el récord del canciller Jorge Taiana, quien le abrió la puerta cinco veces. La misión de Wayne en la Argentina es la de apuntalar a las empresas estadounidenses, de las que hace de intermediario ante el gobierno argentino, especialmente en materia de energía e hidrocarburos, donde ya pautó con el gobierno de Kirchner la inversión de multinacionales estadounidenses en el gasoducto con el que Argentina recibiría gas de Bolivia, con partida en Venezuela. En otras palabras: Wayne se asegura el supuesto ingreso de sus empresas para que dicho ducto sea entonces rechazado por Chávez y Evo Morales.

Si algo no le falta a Wayne es experiencia para beneficiar a las corporaciones estadounidenses, donde sea que lo envían: el 11 de febrero de 2004, se apostó ante el Senado en Washington para desarrollar la política de “reconstrucción de Irak”, especialmente en materia de comunicaciones y energía. Wayne es uno de los pocos embajadores en el exterior con rango de Secretario de Estado, es decir, con acceso directo a la Casa Blanca, y apoyado igualmente por Republicanos y Demócratas.

Entre sus tareas de inteligencia, recientemente Wayne, desde el Departamento de Estado, fue uno de los que presionó a la Argentina para que militares estadounidenses ingresen al país con inmunidad total para la realización de ejercicios militares, gestión en la que fracasó. Pero donde Wayne fue exitoso, no fue únicamente en Harvard, Princeton, Berkeley y Stanford, como destacan Clarín y La Nación: en 1982 fue asistente del general Alexander Haig, en la supuesta mediación que Estados Unidos realizaba entre Argentina y Gran Bretaña, cuando en realidad fue una maniobra de inteligencia para dar tiempo a los británicos para una rápida reocupación de las Malvinas.

Wayne, además, es el cartero de Negroponte ante el matrimonio Kirchner para que Argentina rompiera relaciones diplomáticas y denunciara abiertamente a Irán como Estado responsable por los atentados de la AMIA y la Embajada de Israel, presión que Wayne le hizo sentir a la senadora presidenciable Cristina Fernández de Kirchner en New York, ante los máximos referentes de la comunidad judía. Resultado: Bush utilizó el pedido de captura del juez Canicoba Corral contra ex funcionarios iraníes para buscar apoyo internacional en la intención de Washington de atacar militarmente a ese país por el “apoyo al terrorismo”. Wayne, se desempeño además en la Oficina de Contraterrorismo del Departamento de Estado.

Paul Wolfowitz, ex mano derecha de Donald Rumsfeld, recibió una digna jubilación que parece ser una tradición para los ideólogos criminales de Estados Unidos: Wolfowitz fue el teórico de las guerras de invasión en Afganistán e Irak; y como Robert McNamara, mentor de la guerra contra Vietnam, fue enviado por Washington como presidente del Banco Mundial, entidad que regula los créditos para inversión y desarrollo al cual reinciden una y otra vez países como Argentina y Brasil. Rumsfeld, cuando era funcionario de Ronald Reagan, como Asesor del Control de Armamentos, acuñó una de sus frases de oro: “ Consigues más con una palabra amable y un arma, que sólo con una palabra amable ”. Ahora el arma que porta Rumsfeld se llama World Bank.

El movimiento de piezas de Bush no cesa, resucitando a viejos halcones de la “Guerra Fría” de los años de Reagan, para reubicarlos en lugares estratégicos. Tal es el caso de John Bolton, que fue nombrado embajador de Estados Unidos ante la ONU en marzo de 2005. Bolton fue Subsecretario de Justicia de Reagan, y participó en el diseño de estrategias para encubrir las actividades ilegales, como el tráfico de armas financiado por el narcotráfico, con las que se continuó la guerra contra Nicaragua después que el Congreso decidió suspender la ayuda a la Contra. Mientras Estados Unidos se erige en pseudo corte que extiende su brazo hasta Bagdad para colgar a Saddam Hussein, Bolton escribió en 1998 un artículo en la derechista revista “The National Interest”, en el cual afirmaba que la Corte Internacional de Justicia de La Haya había cometido un grave error cuando en 1987 dictó su histórica sentencia a favor de Nicaragua, ante las agresiones “encubiertas” de Estados Unidos.

¿Sólo Cuba y Venezuela?
Para Bailey, jefe de Inteligencia contra Cuba y Venezuela, también tiene en la mira a Bolivia, que por abandonar la inversión extranjera y avanzar en la nacionalización encabezada por Evo Morales, ese país cometería “un suicidio social”.

Pero, ¿a qué se debe la preocupación de Estados Unidos por el choque entre Bolivia y Brasil por la nacionalización de los hidrocarburos?

No es sólo el alineamiento entre La Paz y Caracas, sino que la política de Evo Morales derribó un suculento negocio entregado por el prófugo ex presidente de Bolivia, Sánchez de Losada, educado en Estados Unidos y que casi no hablaba español, que consistía en la propiedad de la explotación del 40% de un gasoducto a Enron Corporation, que implosionó intencionalmente por una burbuja financiera y rescatada por Bush II. El “suicidio” boliviano al que alega Bailey en un artículo que escribió en The Washington Times (diario conservador fundado en 1982 por Sun Myung Moon, líder de la Secta Moon) (19), se debe a que el país deja de recibir las bonanzas que otorgan los capitales multinacionales, aunque en realidad, en el año 2004, Bolivia recibió en concepto del Impuesto a las Regalías la suntuosa suma de…14 millones de dólares (20). Traducido en otro número más escandaloso, en el período 1997-2004, las multinacionales obtuvieron una ganancia neta de 2.147 millones de dólares, y el Estado boliviano recibió apenas 307 millones de dólares.

De no haber acontecido en Bolivia el estallido social que derribó a los gobiernos de los partidos tradicionales absolutamente alineados a Washington, era un firme candidato a firmar el Tratado de Libre Comercio (TLC), prólogo del ALCA que exaspera tanto a Washington. Con el cambio de signo político, Bolivia pidió en la Cumbre del Mercosur, llevada adelante en Río de Janeiro, el 19/01/07, ser miembro pleno y activo del bloque.

Es por eso que Estados Unidos financia a través de la NED a la oligarquía boliviana de Santa Cruz de la Sierra, la zona más rica del país, en su pedido de secesión del resto de la pobre Bolivia, intentona que fracasó en el Congreso en enero de 2007.

Estas estrategias para tensar las relaciones en Sudamérica y el avance del precario Mercosur no son nuevas.

Durante el gobierno de Batlle en Uruguay, Norman Bailey estuvo en ese país convidado por la presidencia uruguaya a una disertación realizada el 22 de noviembre de 2000 (mientras en Argentina Cavallo se preparaba para ser ministro de Economía en cinco meses apoyado ante el gobierno argentino por emisarios del FMI y miembros de la Trilateral Commission, a la que Cavallo ingresó como miembro pleno en marzo de ese año) en el Hotel Sheraton de Montevideo, para que expusiera los beneficios de la “banca digital” (21). Un año más tarde, la banca argentina y uruguaya implosionarían y quedaron a un paso de la dolarización: el corralito fue sólo el primer paso de sacar el circulante para que sea reemplazado por billetes verdes.

“El Mercosur es improbable que sobreviva, excepto tal vez como área de libre comercio” (22), dijo Norman Bailey en enero de 2002. El período en que Argentina boicoteó más al Mercosur, fue durante la década en que presidió a la Argentina, Carlos Menem, donde Estados Unidos llegó a no tener embajador en Buenos Aires por no considerar necesario defender sus intereses en uno de los socios mayores del bloque –para eso estaba Menem-, y en aquellos años, Bailey se familiarizó con las pampas como co-presidente de la Cámara de Comercio Argentino-Estadounidense, patrocinante de varios think tank, entre ellos uno fundado por la hija de Domingo Cavallo. En los estertores del menemismo, Argentina flirteó de cerca con la dolarización, como broche de oro al plan de convertibilidad que estallaría en 2001.

El CIPPEC, fundado por Sonia Cavallo, recibe apoyo de la NED, aquella que financiara el golpe de Estado contra Hugo Chávez en 2002. ¿Qué relación hay con Bailey? Con un esquema calcado en cuanto a sus fines como “ONG”, en mayo de 2003 Bailey fue a Managua para el nacimiento de la Fundación Nacional para la Acción Social (FNAS), que también sería un think tank para la articulación de políticas públicas del llamado “tercer sector”.

Al mismo tiempo, la catástrofe económica azotó al Ecuador, que acabó en la dolarización, pero previo a adoptar esta medida, en plena crisis económica, el “economista” Bailey declaró que “no debe descartarse una intervención militar” estadounidense en ese país. Como dijo Rumsfeld, la palabra acompañada de un arma, es más efectiva. Ecuador es, además, el segundo país de Sudamérica en reservas petrolíferas detrás de Venezuela.

Mientras el bloque sudamericano aspira a ampliarse al resto de los países de la región, Chile fue el primer país en ingresar al TLC, Ecuador abrazó la dolarización de su economía de la que llevará años salir, fue acompañado por Colombia, y Perú adelantó, de boca del presidente Alan García que suscribirá al TLC, mientras Washington empuja a Paraguay para presionar dentro del propio Mercosur, por las asimetrías que perjudican a los socios menores, mismo pretexto que presenta Uruguay, que desde la presidencia de Tabaré Vázquez no hizo más que acrecentar la tensión entre este país con Argentina y Brasil. El presidente paraguayo Duarte Frutos dio inmunidad al Comando Sur de los Estados Unidos para que instale una base militar y una estación de la CIA en la zona de la Triple Frontera y amenaza con salir del Mercosur y firmar el TLC, mientras que Uruguay hace lo mismo y los acuerdos bilaterales firmados entre Tabaré Vázquez y Bush son un sinónimo del TLC. El propio Bailey logró que Nicaragua suscriba al TLC en el año 2002 oficiando como negociador entre Managua y Washington.


Tompkins niega a Noticias ser agente de la CIAEs por eso que el Mercosur corre un peligro interno, con fuertes roces creados por los actores de Inteligencia estadounidense que operan en el patio trasero encubiertamente, como “asesores” o mediante “fundaciones” con fines ecologistas o de “transparencia política”; y también abiertamente, presionando por las partes a los socios menores, como para ingresar el TLC o utilizarlos como base de operaciones militares “legalizadas”.

La oligarquía brasileña, junto a los Estados Unidos, financian a la oligarquía de Santa Cruz de la Sierra para que la zona más rica de Bolivia avance hacia una secesión, sea vía referéndum “democrático” que otorgue autonomía, y también mediante el reparto de armas en la región, que amenaza al gobierno de Evo Morales con una guerra civil. De allí que Venezuela, dado el activo apoyo de Hugo Chávez, instalara en acuerdo con Evo Morales tres bases militares venezolanas como apoyo al débil poder de Morales ante el poder concentrado (23).

No por nada, Venezuela fue ampliando en los últimos años su capacidad de defensa ante las amenazas de un ataque militar por parte de los Estados Unidos, comprando aviones, submarinos y helicópteros a Rusia, Francia y España. El propio bloque de senador del Partido Demócrata (las palomas) recomendó a los “halcones” republicanos salir de Irak y poner el ojo en Venezuela, y obviamente, su preciado petróleo.

Y es que Venezuela, tiene una estrategia mucho más amplia que la tradicional doctrina de defensa territorial, sino que procura el resguardo político de sus espaldas. Es así que ante el senado estadounidense, el General Michael Maples, ya había anticipado en febrero de 2006 que Venezuela mejoró su capacidad militar “no sólo para su propia defensa sino para operar en cualquier parte de Latinoamérica”. El General Maples, es el jefe de Inteligencia del Pentágono y declaró citado por el Senado para evidenciar el peligro para EE.UU., de perder más terreno político en la región. Por entonces, Bush había dicho que “Venezuela no es considerado un enemigo militar”, pero comenzaron a cambiar de opinión y estrategia. Y para eso, esta el superagente Bailey, bajo la supervisión de Negroponte.


Agua y barro: Esteros del IberaAsí, como a través de la compra de tierras en zonas estratégicas o con recursos estratégicos por parte de fundaciones y filántropos como Tompkins (los Esteros del Iberá no sólo contiene un barro de utilización balísitica como se explicó anteriormente sino que esta asentado sobre la mayor reserva de agua potable del mundo, el Acuífero Guaraní), los dinosaurios de inteligencia de los años de Reagan tensan las cuerdas, como por ejemplo en el caso de la papelera Botnia en Fray Bentos, que llegó a tensionar como nunca en la historia las relaciones entre Argentina y el Uruguay, con movilización de fuerzas militares a la frontera por ambos países. La construcción de dicha papelera, depende del financiamiento del Banco Mundial, dirigido por Wolfowitz. Y además, la inteligencia estadounidense sostiene sus asentamientos militares en sus países “confiables”, con bases militares que se instalan bajo el pretexto de “ayuda humanitaria”, como en Paraguay, y Perú (fronterizas con Bolivia); y Colombia y Panamá (vecinos de Venezuela).

Y el plan de entrega territorial tampoco paró. El 21 de enero de 2007, la periodista Sibila Camps publicó en Clarín (24) la noticias de que en Internet se ofertaban 36 millones de hectáreas a 4 dólares cada una de la Puna de Atacama, en el Noroeste de Argentina, que involucra a terrenos fiscales de Catamarca, Salta y Jujuy (estas dos últimas fronterizas con Bolivia ¿otra casualidad?). Si bien funcionarios de las tres provincias desmintieron que el Estado esté de acuerdo con esto, no es la primera vez que acontece. La región es prácticamente inhabitada, como en casos patagónicos, incluye pasos de frontera y es una zona rica en oro, cobre, litio y borax.


Douglas Tompkins: de empresario a protector ecologistaEl diario argentino afirma que se trata de una estafa inmobiliaria porque no hay posibilidad de entrega de títulos al propietario. Pero hay un no casual vacío legal: por ser Tierras Fiscales, y en realidad, el título de propiedad importa poco. El Código Civil otorga la “posesión veinteañal” a quienes demuestren una ocupación pacífica e ininterrumpida y trabajen la tierra. Luego de 20 años, reciben el título de propiedad y deja de ser Territorio Fiscal para ser Privado y la venta es un hecho. La cuestión es que la inmobiliaria que oferta estas tierras por Internet, es Omar Serrano Negocios Conosur, que ya realizó ventas “imposibles” por la legislación de recursos naturales y frontera, como las 100.000 hectáreas que un tal Tompkins compró en corrientes, en los Esteros del Iberá, y bajo el amparo del Código Civil, “alienta” la ocupación de tierras lindantes con sus posesiones en el Iberá para hacerse de otras 122.000 hectáreas.

Gabriel Martin
Periodista
Buenos Aires, 25 de enero de 2007.


1.En 2004 Venezuela trabajó en la certificación de hidrocarburos pesados y extrapesados en la Faja Petrolífera del Orinoco y espera adicionar 236.000 millones de barriles, para convertir al país en la mayor reservas de petróleo del mundo. "El año pasado llegamos a hablar de un instrumento de nacionalización en el caso de la Faja Petrolífera si las negociaciones (...) con las cuatro concesionarias no llegaban a nada," dijo el ministro de Finanzas, Rodrigo Cabezas, en una entrevista con el canal de televisión estatal VTV. “Estos proyectos, que mejoran el petróleo pesado del Orinoco para que pueda ser procesado en refinerías tradicionales, están valorados en unos 33.000 millones de dólares. Se estima que el área contendría hasta 235.000 millones de barriles de crudo. La estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), que busca una mayoría accionaria en los cuatro mejoradores, opera asociada con las estadounidenses Chevron, Conoco Phillips y Exxon Mobil ; la francesa Total ; la noruega Statoil y la británica BP. Además, Chávez dijo en la víspera que el gobierno también aumentará su control sobre el sector del gas natural, impidiendo que las firmas foráneas posean participaciones mayoritarias en los proyectos de producción. El control de los hidrocarburos es clave para el mandatario, que financia con los enormes ingresos petroleros que recibe el Estado una multitud de planes sociales que le permiten ser popular entre la mayoría pobre de la población. La economía de Venezuela, un fuerte exportador mundial de crudo y miembro de la OPEP, encadena 13 trimestres consecutivos de expansión gracias a los altos precios del petroleo”. Deisy Buitrago y Enrique Andrés Pretil, “Venezuela dice podría nacionalizar crudo del Orinoco”, Reuters, 11/01/07.
2.Venezuela exporta a Estados Unidos un millón y medio de barriles por día. Unos 700 son de barriles pesados, que no pueden ser procesados sino en refinerías que permitan ese tipo de tratamiento. BBC, “Venezuela/EE.UU.: amenaza riesgosa”, 09/03/04.
3.Según el informe anual de BP (2004), la OPEP (2004) y otros organismos internacionales dedicados al estudio de la industria petrolera afirman que las reservas mundiales de petróleo se ubican entre los 1147 miles de millones de barriles de petróleo, de este total Venezuela tendría excluyendo el crudo extrapesado de la faja del Orinoco unos 78 mil millones de barriles de reservas probadas y no explotadas, representando un 8 % de las reservas mundiales, aunque si a esto le sumamos el crudo mejorable extrapesado que son aproximadamente 235 mil millones de barriles(cifra que podría aumentar entre un 10% y 20% según informes de las empresas trasnacionales que han explorado esa área)y las reservas probables de crudos medianos y ligeros que son aproximadamente 10 mil millones de barriles y que se encuentran en las áreas submarinas del mar territorial, las reservas de Venezuela se elevarían a la astronómica cifra de 320 mil millones de barriles, lo cual lo ubicaría en la primera posición en cuanto a reservas de petróleo sobre las 262 mil millones que tiene Arabia Saudita, esta cantidad de reservas representaría un tercio de las reservas probadas mundiales de petróleo. Estos datos reflejan por ejemplo que Venezuela podría satisfacer el consumo mundial de petróleo por si sola por 10 años, o por ejemplo que Venezuela podría mantenerse vendiendo petróleo a la capacidad de 3.2 millones de barriles diarios por 273 años o que igualando su producción a la de Arabia Saudita el mayor exportador mundial con 10 millones de barriles diarios podría exportar por un plazo de 87 años. Es el petróleo vital para mantener en funcionamiento el transporte terrestre y aéreo y que representa el 35 por ciento del consumo total de energía. Actualmente, el país importa el 53 por ciento de sus necesidades en este rubro y se espera que la cifra aumente al 62 por ciento en 2020, lo que significa elevar el consumo de crudo importado en un 50 por ciento, es decir que se pasaría de 24 millones 400 mil barriles diarios de petróleo a 37 millones 100 mil. La administración Bush no ha tenido reparos en calificar esta dependencia de amenaza a la seguridad nacional. Ing. Carlos Mora Vanegas, “Comercialización petrolera de Venezuela a Estados Unidos”, Gestiopolis, Universidad de Carabobo, Venezuela.
4."Si seguimos el curso actual de aquí a 20 años Estados Unidos importará casi dos de cada tres barriles de petróleo, y dependerá cada vez más de potencias extranjeras que no siempre toman en cuenta los intereses estadounidenses", dice el PNE. Aunque las autoridades planean echar mano de toda de fuente de energía, como la solar y la eólica, ponen el énfasis en asegurar las importaciones, que representarán un gasto de 25 mil millones de dólares hasta el 2020 suponiendo que los precios se mantengan en un nivel moderado. Y ello sin contar con las necesidades de gas natural, que implican un gasto similar. Pero dado que muchos de esos países están ubicados en zonas conflictivas, el gobierno tendrá que proporcionar seguridad, incluso con el despliegue de tropas. Esta circunstancia afectará profundamente la política exterior, que ahora buscará impedir a toda costa que guerras, revoluciones y conflictos internos de diversa índole perjudiquen el suministro. En ese contexto, América Latina, tanto por su cercanía geográfica como por sus reservas energéticas, es una de las regiones del mundo que estará bajo el ojo vigilante de Washington. Actualmente, Venezuela es el tercer proveedor de Estados Unidos, México, el cuarto y Colombia, el séptimo. Como sostuvo el secretario de Energía, Spencer Abraham, "el presidente Bush reconoce no sólo la necesidad de un incremento en el suministro de energía, sino también el papel crucial que tendrá el hemisferio en la política energética del gobierno". Ibidem
5. Mariano Pérez de Eulate, “El Presidente ya recibe consejos de sus consultores americanos”, Buenos Aires, Clarín, 08/03/02. http://www.clarin.com/diario/2002/03/08/p-01201.htm
6. Antoine Big, “Estado en agonía vendería la Patagonia”, Liberatión, Paris, 09/03/03.
7. « l’État argentin songe à donner l’immense région de la Patagonie à ses créanciers contre l’effacement d’une dette devenue impayable. Riche en pétrole et en eau douce, ce territoire est convoité par les mêmes Anglo-Américains qui font présentement main basse sur l’Irak. », André Maltais, « L’Argentine joue mal au Monopoly! »,L’aut Journal, Québec (Canadá), mayo de 2003.
9. Boletín Oficial del 22-03-02.
10. “Un asesor del Presidente Duhalde, el Sr. Norman Bailey, aconseja mediante informe, que la Argentina utilice un esquema de canje de deuda usando tierras fiscales y activos provinciales. En una nota aparecida en el diario "El Cronista Comercial (El Cronista Comercial”, Buenos Aires, 18-Mar-02, pag. 12)", Bailey explica: " ...el Gobierno podría establecer una Corporación nacional de Desarrollo capitalizada con esas tierras públicas... La Corporación canjearía esos activos por bonos de deuda presentados por inversores interesados, que podrían destinarlos a usos industriales, agrícolas e inmobiliarios". Liliana Venanzi, “La Patagonia trágica”, marzo, 2002.
11. Néstor Restivo, “La venta de tierras no entusiasma”, Clarín, 18/03/03.
12. “Asesor de Duhalde ofrece canjear deuda por tierras”, Terra, Buenos Aires, 18/03/2002
13. Con la ley 24.196 aplican doble deducción de gastos de exploración y además se les otorga estabilidad fiscal y cambiara por treinta años, amortización acelerada de bienes e insumos y la posibilidad de trasladar indefinidamente el quebranto de una amortización acelerada al próximo ejercicio fiscal. Otra ley les devuelve el IVA de los gastos de exploración. Y la ley de Inversiones Mineras los exime de pagar derechos de importación, o tasa estadística por la importación de bienes de capital, equipos e insumos. A las mineras les permitimos deducir de los gastos la ulterior remediación del daño que ellas mismas provocan, y se las exime del impuesto a las ganancias en las utilidades obtenidas por capitalización de sociedades. Otro plato fuerte son las regalías, al fijar un tope máximo del 3%, aunque en algunas provincias el canon que deberán pagar no pasa del 2% en boca de mina (en Chubut, por ejemplo), cuando en otros países se cobra entre el 14 y 40 % del bruto obtenido. Gozan, también, de la exención del 100% del impuesto a la ganancia mínima presunta, devolución anticipada y financiamiento del IVA y capitalización de hasta un 50% de los avalúos de reservas mineras. Están además exentas de contribución alguna sobre la propiedad minera, y los gravámenes provinciales y municipales no se aplican para las transnacionales que incluso suelen pactar regalías inferiores al 3%, como en Chubut; las privilegiadas mineras tampoco pagan el impuesto al cheque ni las transferencias que hagan al exterior de capital y ganancias. En este sentido, están autorizadas a no ingresar al país el 100% de lo producido por sus exportaciones. Estas empresas privilegiadas, pueden “exportar” los metales “regalados” por la Nación Argentina, a través de puertos patagónicos que, cuanto más austral lo hagan, mayor será el reintegro que reciban. En caso de utilizar el puerto de Comodoro Rivadavia gozan de un reembolso del 5%, pero no debemos olvidar que les cobramos el 3% de regalías, en el mejor de los casos. Javier Rodriguez Pardo, 24/11/2004.
14. Jeffrey Steinberg, Executive Intelligence Review, New Jersey, 01/03/1997.
15. Mariano Catán, “Carta Abierta al señor Douglas Tompkins”, La Voz del Chaco, 19/06/06
16. Mariano Catán, “El barro del Iberá”, Posadas, Primera Edición, 03/09/2005 y Pregón Misionero 09/09/2005.
17. Hugo Alconada Mon, "Chávez y Castro, bajo la lupa de un experto en la Guerra Fría - EE.UU. nombró un jefe de inteligencia para Venezuela y Cuba”, La Nación, Buenos Aires, 29/11/2006
18. Antony C. Sutton, “America’s Secret Stablishment. An introduction to The Order of Skulls & Bones”, 1983.
19. Wikipedia: http://en.wikipedia.org/wiki/Washington_Times
20. Mario Cossío, www.bolpress.com, 06/04/2005
21. Presidencia de la República Oriental del Uruguay, Secretaría de Prensa y Difusión, Comunicado del 16/11/2000. Ver: http://www.presidencia.gub.uy/noticias/archivo/2000/noviembre/2000111606.htm
22. BBC, 07/01/2002.
23. Alberto Garrido, “Bases Militares en Bolivia”, Los Tiempos, Cochabamba, 06/10/2006; El Expreso, “Chávez financia bases militares en Bolivia”, Lima, 22/09/2006; “Ameryka Północna I Południowa”, Ministerio de Relaciones Exteriores, Departamento de Informaciones, Boletín, Reporte 1/320 del 03/01/2007.
24. Sibila Camps, “Patrimonio Argentino En Peligro : ¿Una Insolita Estafa?: Venden la Puna por Internet y a cuatro dólares la hectárea”, Buenos Aires, Clarín, 21/01/2007.


http://ufaaaaaaa.blogspot.com/2010/02/como-el-imperio-mueve-sus-piezas-en.html