martes

HUEVOS CON CERDO

"La diferencia entre una gallina y un cerdo a la hora de hacer dos huevos fritos con jamón, es que la gallina colabora y el cerdo se implica". Este clásico del mundo de las relaciones humanas en la empresa es muy visual y también muy potente.
Estamos en la "era de la colaboración", el concepto sin duda es bueno desde el punto de vista de la globalización, pero un tanto carente de significado en la mayoría de las ocasiones que hace falta, como vulgarmente se dice, mojarse. Yo hablaría mejor de que hay que mutar hacia la "era de la implicación" que puede venir siendo lo mismo pero con un añadido necesario en los tiempos que ahora nos toca vivir: el compromiso.
Miles de ideas surgen diariamente que acaban en eso, el mundo de las ideas, porque cada vez más, las fundamentamos en relaciones de colaboración y no de implicación.
La gallina te da un huevo por aquello de que si al final se rompe pues pone más y ya está. El cerdo sin embargo te da la vida, osea los dos huevos, y si la cosa no sale pues eso, al cielo de los cerditos. Hombre, yo pienso que no hay que ponerse tan dramático, pero sin duda prefiero "colaborar" con cerdos que con gallinas incluso si los cerdos lo son literalmente, me dan más confianza.
Harto de gallinas, estamos en una sociedad de gallinas, en la política, en la empresa, en los negocios, en la relaciones personales, en todo.
-¿Colaboramos?
-Qué coño colaborar: hacemos negocios o no, y si los hacemos tira para el notario y vete sacando los papeles de tu casa que toca rehipotecar.
-Qué poco moderno eres...
-Ya, pues eso: soy un antiguo ¡qué narices!... y antes que gallina, cerdo.
by Ecequiel Barricart
Etiquetas: pensamiento, creatividad, colaboración, contrapensamiento, crisis, implicación, innovación


http://www.clubdelpensamientocreativo.com/2010/01/huevos-con-cerdo.html