martes

Zurdos, altos y carilindos: el gremio más poderoso

Se acercan las negociaciones por los aumentos salariales para 2010 y no se sabe si los gremios van a conseguir subas por encima del 20%. En esta pulseada hay, sin embargo, una certeza. Ni Camioneros, ni SMATA ni los Petroleros podrán empardar el poder de fuego de un sindicato que se las trae: el de los zurdos, altos y carilindos.

Por razones que los economistas de lo insólito están tratando de desentrañar, la gente de mayor altura, belleza y habilidad con la parte izquierda de su cuerpo gana salarios significativamente más elevados que los petisos, los menos agraciados físicamente y los diestros.

La evidencia acumulada al respecto, a nivel estadístico y de cantidad de estudios, es abrumadora. Aquí, los principales argumentos de la ciencia de Adam Smith y John Maynard Keynes al respecto:

Billetera persigue a galán: En la Argentina, un punto más de belleza (en una escala del 1 al 10) incrementa los salarios de las mujeres un 3,6% (un año más de educación lo hace un 5%). El resultado pertenece a un estudio del economista Martín Tetaz, de la UNLP, quien halló una "alta correlación entre los niveles de apariencia física y el premium salarial". Y la relación es más estrecha en aquellas profesiones en las que ser atractivo cuenta (áreas de venta, etc).

A la NBA: Jorge "el Gigante" González (2,31 metros), que vive en Formosa en la miseria podría ser la excepción. En los Estados Unidos, una pulgada extra de altura (equivalentes a 2,54 centímetros) implica ganar, en promedio, 1.000 dólares más en salario por año. ¿La altura genera autoestima y eso lleva a tener mejores posiciones laborales?¿O los demás ven a los altos con más posibilidades de liderazgo, y eso termina conviertiéndolos en personas de mayores ingresos? La respuesta la dio el economista Nicola Persico, de la Universidad de Pennsylvania, quien advirtió que los hombres que eran bajitos en la secundaria y dieron más tarde el estirón tienden a ganar como menos de lo que su altura final explicaría, y en cambio aquellos que ya eran altos en la adolescencia obtienen salarios más elevados. Se impone entonces, para Persico, la hipótesis de que es la autoestima (y no tanto la visión de los demás) lo que cuenta al final del día.

Por izquierda: Esta relación es menos obvia. Guillermo Vilas, Diego Maradona o Lionel Messi pueden dar fe de la conclusión de un trabajo de Joseph Harrington, Robert Moffitt y Christopher Spiegelman: los zurdos ganas más que los diestros. El sesgo se profundiza entre los hombres con mayor educación.

"Los zurdos usan mas el hemisferio derecho que es el responsable del pensamiento creativo y además han debido sortear un mundo no preparado para ellos, con lo que han tenido un entrenamiento muy grande en cuanto a adaptarse a condiciones adversas", explica el economista (zurdo, hay que aclararlo) Guillermo Cruces, colega de Tetaz en la UNLP.


http://www.clarin.com/diario/2010/02/08/elpais/p-02135574.htm