miércoles

“Seis sombreros para pensar” por Edward De Bono

A comienzo de los años 80’s, Edward De Bono inventó el método de los Seis Sombreros para pensar. Este método es un marco de referencia para el pensamiento en tanto dá lugar al valioso pensamiento crítico, pero no permite que éste domine, como ocurre en el pensamiento ordinario.

Organizaciones como Prudential Insurance, IBM, Federal Express, British Airways, Polaroid, Pepsicola, DuPont, y Nippon Telephon and Telegraph, utilizan los Seis Sombreros para Pensar.

Los seis sombreros representan seis maneras de pensar y se deben considerar como direcciones de pensamiento más que etiquetas para el pensamiento. Esto quiere decir que los sombreros se utilizan proactivamente y no reactivamente.

El método promueve mayor intercambio de ideas entre las personas. En el mundo de De Bono se “separa al ego del desempeño”. Cualquiera es capaz de contribuir a la exploración sin afectar el ego de los demás puesto que todos están utilizando el sombrero amarillo o cualquier otro. Las personas pueden contribuir bajo cualquier sombrero aunque inicialmente hayan sustentado un punto de vista opuesto.

La clave es que cada sombrero es una dirección de pensamiento en vez de ser una postura personal que etiqueta. La justificación teórica para utilizar los Seis Sombreros del Pensamiento es que:

- Fomenta el pensamiento lateral
- Fomenta el pensamiento en toda amplitud
- Separa el ego del desempeño
- Evita etiquetas personales

Los Seis Sombreros
Hay seis sombreros metafóricos y el participante puede ponerse y quitarse estos sombreros para indicar el tipo de pensamiento que está utilizando en cada momento. La acción de ponerse y quitarse el sombrero es esencial para que el grupo pueda identificar desde que aspecto se está opinando.

Los sombreros nunca deben ser utilizados para categorizar a los individuos, aunque su comportamiento parezca inducirnos a hacerlo. Cuando se realiza en grupo, todos los participantes deben utilizar el mismo sombrero al mismo tiempo.

Pensamiento con el Sombrero Blanco
Este tiene que ver con hechos, cifras, necesidades y ausencias de información. Significa: Dejemos los argumentos y propuestas y miremos los datos y las cifras.

Pensamiento con el Sombrero Rojo
Este tiene que ver con intuición, sentimientos y emociones. El sombrero rojo permite exponer una intuición sin tener que justificarla: “Pienso que es una propuesta terrible”. Usualmente, los sentimientos e intuiciones solamente pueden ser introducidas en una consideración si son sustentadas por la lógica. Por lo general el sentimiento es genuino pero la lógica no es auténtica. El sombrero rojo autoriza plenamente al participante para que exponga sus sentimientos sobre el asunto sin tener que justificarlo o explicarlo.

Pensamiento con el Sombrero Negro
Este es el sombrero del juicio y la cautela. Es un sombrero valioso. En ningún sentido es un sombrero negativo o inferior a los demás. El sombrero negro se utiliza para señalar por qué una sugerencia no encaja en los hechos, la experiencia disponible, el sistema utilizado, o la política que se está siguiendo. El sombrero negro debe ser siempre lógico.

Pensamiento con el Sombrero Amarillo
Tiene que ver con la lógica positiva. ¿Por qué algo va afuncionar y por qué ofrecerá beneficios?. Debe ser utilizado para mirar adelante hacia los resultados de una acción propuesta, pero tambien puede utilizarse para encontrar algo de valor en lo que ya ha ocurrido.

Pensamiento con el Sombrero Verde
Este es el sombrero de la creatividad, alternativas, propuestas, lo que es interesante, estímulos y cambios, desafíos.

Pensamiento con el Sombrero Azul
Este es el sombrero de la vista global y del control del proceso. No se enfoca en el asunto propiamente dicho sino en el ‘pensamiento’ acerca del asunto. “Siento que deberíamos trabajar más en el pensamiento con el sombrero verde en este punto”. En términos técnicos, el sombrero azul tiene que ver con el meta-conocimiento.



http://lacomunidadpolitica.wordpress.com/2010/03/18/seis-sombreros-para-pensar-por-edward-de-bono/