miércoles

El día que conocí a Phillip Kotler


Fue un día especial. Estaba sentada, con bastante nervios, en una sala de Teatro Santo Domingo en Bogotá, aturdida por el "exceso de inglés" que sentía a mi alrededor y de pronto allí estaba el, un señor mayor, con rostro amable y gesto dulce. Si no lo hubiera reconocido por sus inumerables fotos en libros y publicaciones diría que era un abuelito feliz acompañado de sus familiares.

Era sin duda él, estaba rodeado de un séquito de personas, todas muy interesadas en que se sintiera a gusto y preocupadas por darle la mejor de las atenciones. Se le veía ocupado pero atento. Parecía no saber a quién hacer caso. Phillip Kotler había sido invitado como speaker a Expomarketing2013 e evento de marketing más importante de Colombia, y allí estaba yo también, otra invitada a este evento para dictar una conferencia de Consumer Insights, pero un poco aturdida por la atención que concitaban los "gurús" que participarían como speakers (Joseph Pine, Russell Stevens, AK Pradeep, Bernard Schmitt, Martin Lindstrom y Phillip Kotler). Junto con Adriana Nureña, eramos las únicas mujeres y las únicas latinoamericanas presentes. En mi caso, la única peruana, y me sentía en la obligación de estar a la altura de estos "grandes". Estaba un poco confundida, en verdad.



Había acudido con mi esposo Carlos, quien siempre me acompaña pero nada te prepara para lo que viví los días siguientes. Flashes de fotos, petición de entrevistas, autógrafos, intercambio de tarjetas, preguntas, y atención de más de 1,000 personas en el Teatro Santo Domingo en Bogotá, hasta el momento la audiencia más grande ante la cual me había tocado exponer. El Teatro es intimidante, un portento de 3 pisos y una arquitectura noble. Se ve glamoroso, imponente a la altura de las circunstancias. El escenario, bellamente decorado en tonos lilas y negros (colores del Expomarketing) sólo acentuaban su glamour. Imposible no querer pararse allí para tomarse una foto para la historia. Solo pisar el escenario podría hacer temblar a los más bravos. Yo no era la excepción. Había dado conferencias en algunos países de Latinoamericana, pero jamás ante tantas personas y menos al lado de speakers de la calidad de Kotler y Lindstrom. Es más, la organización había decidido que mi conferencia sobre Consumer Insights en Bogotá fuera inmediatamente después que la de Phillip Kotler. Me quería morir! No tenía muchas opciones allí. O la hacía bien, o todo se iba a bordo. Fue uno de esos momentos en que no te la piensas. "tengo que aprovechar esta oportunidad" pensaba para mis adentros, pero mis nervios me traicionaban. ¿Qué puedo decir yo que pueda ser si quiera relevante respecto a lo que el Padre del Marketing puede decir? No quería ni pensarlo....

Siempre he sido osada, y un poco atrevida; pero esta vez toda mi seguridad se derrumbaba. Solo ver a Kotler con su sequito de asistentes y la atención puesta en él quebraba mis zonas de seguridad. Pero hubo algo que me alentó. Algo que dentro de mi hizo que recapacitara. Mi firme convicción de que era casi la única mujer, la única latinoamericana, y la única peruana en este evento de tanta importancia para el mundo del marketing en Colombia. Eso me hizo cobrar fuerza. Si yo estaba allí era por algo, los organizadores no podrían haberse equivocado al invitarme. Tenía que demostrarlo. Tenía que demostrarme a mí misma que podía. Y lo hice. Fue apoteósico. Fue tal vez el momento más importante de mi reciente historia como Speaker Internacional hasta el momento. El momento que salí a exponer delante de estas 1000 personas decidí "comerme el auditorio colombiano" y hacerlo con la pasión de una insighter que cree en las personas y un Marketing orientado a ellas. Era una visión que tenía que difundir. Y allí estaba sentada la oportunidad. 



Kotler no pudo ver mi conferencia, había estado atento a mil y un actividades que los organizadores le habían gestado. Tenía sesión de fotos, entrevista, firma de libros, notas, fotos, etc. Pero lo vi después...en el almuerzo. Eran la 1 y el tenía a 10 personas alrededor hablando inglés, incluido al bureau de speakers que lo había traído. Un señor muy gentleman con casi perfecto inglés cuidando cada uno de sus movimientos (digamos, casi protegiéndolo del resto). Era muy difícil franquear esta barrera, pero nuestro gran amigo Fernando Anzurres (mexicano, presidente de Talk of Mouth y Director de la Revista Marketing News)  nos dio el pase "Cristina, para que te sientes y hables un poquito con Kotler", me dijo. Yo me sentí turbada. Me sentía pequeñita frente a esta mesa, además ni siquiera me manejaba tan fluidamente en inglés....lo único que hice fue entonces sonreírle y el retribuyó. Fue un momento mágico. Luego, por casi 20 minutos me dediqué a escuchar la conversación de los demás en torno a Kotler. Todos hablando de finanzas, due dilligence y compra de empresas. A mi no me importaba nada de eso! Yo lo único quería es conocer a Phillip Kotler, la persona, el ser humano, el padre profesional de muchos de nosotros. Hasta que se dio la oportunidad.

Sin que yo me lo esperara, Kotler interrumpió la conversación y mirándome fijamente dijo: "tu eres la expositora que habló después de mi ¿no es cierto?". Me sentí mirada, y de pronto todas las miradas se pusieron sobre mi. "Si, atiné a decir, estoy muy agradecida y honrada de haber compartido este evento con usted". Se sonrió, casi ya acostumbrado a este tipo de comentarios. Pero a continuación siguió curioso: "hablas de Insights verdad?...me paree interesante, de qué se trata tu conferencia?" me preguntó. Y entonces fluyó. Le comenté lo que hacía y cuál era mi visión. Que creía fuertemente e organizaciones que piensan, miran y escuchan a la gente, que no creo en organizaciones cerradas y de espaldas a las personas, que había trabajado en Kraft Foods Peru, Ecuador y Colombia, y que ahora dirigía una consultora especializada en Insights, que era peruana, que había aprendido mucho de sus libros, que una de sus frases sobre la importancia del marketing "consumer-based" me animó a meterme en el campo de los Insights, que siempre lo citaba en mis conferencias, que su frase "engrápese a la vida de sus consumidores" vista en Management TV me había deslumbrado y orientado...y no sé de donde saqué tanta fuerza (o vocabulario) para comentarle todo eso.

De seguro Kotler no se acordará de lo que conversamos ahora mismo, pero para mí el impacto fue brutal. No podía creerlo. Carlos, mi esposo, me miraba desde atrás orgulloso, y yo no cabía en el pecho de emoción. Haber compartido tarima con Phillip Kotler en Expomarketing Colombia, ni en mis sueños más alucinado hubiera podido creérmelo. Pero allí estaba. Ese señor de mirada amable, con su libretita de apuntes, interesado en todo y todos apuntando algunas cosas que yo y otros decían y que sentía le podía interesar. ¿Qué ejemplos de Insights me puedes dar, me preguntó? Y yo inmediatamente eché mano de los casos que iba a tocar en mi conferencia (Dove, retruqué) y me dijo "ah! Ese es un muy buen caso..." pero como quería compartirle nuestra experiencia latinoamericano le empecé a comentar de los casos de Shampoo Ego "quiero oler a hombre"; Dessigual "we dress people, not bodies", Caribou coffee "life is hurry, stay awake for it" y algunos más de mi experiencia previa como Insight Manager en KraftFoods como Oreo. Me escuchaba atento, creo que hasta e sonreía por dentro de mi inglés chancado y mis tremendas ganas de compartir. Yo solo estaba feliz de poder intercambiar algunos minutos con ese hombre, el padre profesional de muchos. Fue mágico. Hasta ahora lo recuerdo. No lo olvidaré jamás. Fue mi momento y lo disfrute cada segundo!!!