domingo

Claves para afrontar las emociones negativas durante la búsqueda de empleo

Jorge Alvarado, gerente de Desarrollo de Negocio de Career Partners Perú, explicó cómo asumir este proceso luego de haber sido desvinculado de una organización. “Hay un beneficio colateral” en todo esto, destacó.

La desvinculación suele desencadenar emociones negativas en la persona, quien puede sentirse abrumada camino hacia la recolocación en el mercado laboral. En consecuencia, el proceso puede convertirse en un calvario. ¿De qué modo encararlo?
Jorge Alvarado, gerente de Desarrollo de Negocio de Career Partners Perú, explicó que los profesionales con un estado emocional inestable se encuentran en gran desventaja, pues no afrontarán con éxito una entrevista laboral.
Similar situación ocurriría con los candidatos demasiado ansiosos. Su entusiasmo por conseguir resultados inmediatos y satisfactorios puede jugarles en contra, ocasionando sentimientos de frustración. El ímpetu es positivo en la medida que sea controlado -subrayó-.
Para que los postulantes enfrenten el desaliento, es clave concebir el desempleo como una “situación coyuntural”, que forma parte de la vida laboral de la mayoría de profesionales. Según apuntó Alvarado, el solicitante debe percibir -asimismo- el proceso como una oportunidad de aprendizaje.
Durante la búsqueda de empleo -enfatizó- el candidato enfrenta el reto de establecer una nutrida red de contactos, que le exige aprender a venderse en el mercado mediante el destaque de sus propios logros.
“Hay un beneficio colateral en este proceso de recolocación estratégica que va más allá de buscar un empleo para los siguientes años”, subrayó.
Para el especialista, buscar empleo es un trabajo de tiempo completo, que está en manos del propio profesional y no del consultor -en caso, aquel decidiera acudir a éste-, es necesario descartar la idea de que algún contacto rechazará una eventual reunión con el candidato.
Logros cuantificados

No basta que los profesionales destaquen los logros obtenidos en sus anteriores cargos, pues éstos deben ser cuantificados, esto es, -de acuerdo a Jorge Alvarado- medir el impacto que han tenido en la organización anterior.

Las empresas no solo buscan contratar a una persona para que cumpla determinados roles, pretenden que “con su incorporación genere un valor adicional”, finalizó.