miércoles

De empresario modelo a dealer

Se ve que a don Carlos no le fue muy bien con el blanqueo del personal que lo hizo tan famoso, porque tuvo que cambiar de profesión. Ahora se lo ve todas las noches intoxicando jugadores de fútbol con sustancias prohibidas. En cuestión de meses, el empresario PYME más famoso de la televisión se convirtió en un médico que lucra con lo peor del negocio del fútbol que muestra “Botineras”. Al mismísimo tiempo que se estrenaba la secuela de don Carlos y la AFIP…

El actor Mariano Argento se hizo famoso con la publicidad de la AFIP, donde festejaba la regularización de su personal a la voz de “Tudo bom, tudo legal“. Tanta fama adquirió que fue un hit de Facebook y corearon su mensaje en la cancha de River. Pero claro, tratándose de una de las campañas más pautadas de 2009, era inevitable que su cara quedara muy pegada a la de don Carlos. Al punto que, como declaró para la revista Noticias, no lo contrataban para otros comerciales:

Noticias: ¿Cuánto le pesa la mochila de Don Carlos?

Argento: Y, pesa. Estuve a punto de protagonizar un aviso, pero el creativo me dijo: “Sos un actorazo pero hoy sos el Sr. AFIP y no puedo ponerte”… llamé a la agencia de Braga Menéndez (responsable del aviso de la AFIP) y dije: “Che, muchachos, ojo que estoy perdiendo guita, eh…”

Pero lo que no se animaron a hacer los publicitarios, lo hicieron los productores de Underground, que desafiando el encasillamiento, le dieron a Argento el personaje del Dr. Varela, un médico corrupto, rodeado de mujeres en ropa interior, cuya misión es la de aumentar el rendimiento de los jugadores de fútbol mediante drogas y otros métodos ilegales. Así no más, sin siquiera agregarle un bigote que distrajera la atención del televidente.

Con suerte, semejante personaje quizás nos evite nuevos episodios de don Carlos y sus agradecidos empleados. Pero como a los personajes públicos parece no importarle demasiado las acusaciones de corrupción que amenazan su prestigio, nunca sabremos.




http://www.alosmedios.com.ar/comunicar/19-01-2010/de-empresario-modelo-a-dealer/