jueves

¡Kuatsu!

Rápido entró en el juego y, levantando amenazador su bastón de madera (que llevaba escrito con caracteres japoneses en el lado que golpea «No puedo enseñarte nada. Aprende por ti mismo» y en el reverso «La planta florece en primavera», me preguntó:

-¿Cual es el sonido de un mental vacío?

Respondí de inmediato:

-El sonido de esa voz que pregunta.

Ejo lanzó un jubiloso «¡kuatsu!».

-¿De dónde surge un pensamiento y qué es?

-Las ideas no tienen dueño, están en el mundo: son semillas de acciones.

Abrió su abanico y se echó aire en la frente. Comprendí que yo había caído en la trampa intelectual. Me prosterné tres veces ante el maestro y repetí uno de sus proverbios: «Un barco puede encontrar apoyo en el agua; el agua puede voltearlo», y esperé la próxima pregunta.

-Cuando el mental está vacío, ¿qué ve?

-Todo menos a sí mismo.

-¡Kuatsu! Cuando un pensamiento surge, ¿de dónde viene?

-Si me dices adónde va, te diré de dónde viene.

-¡Kuatsu! Si observas que un pensamiento excesivo es artificial, ¿piensas que existe también un pensamiento natural?

-El campesino espera la lluvia, el viajero espera el buen tiempo.

-¡Kuatsu! ¿Qué representa para ti el día de tu cumpleaños?

-No se nace, no se muere.

Fragmento de «El maestro y las magas” de Alejandro Jodorowsky.



http://planocreativo.wordpress.com/2010/01/20/%C2%A1kuatsu/