miércoles

Los métodos de inspiración de Cornelio González

Los métodos de inspiración de Cornelio González denotaban un grado de desesperación sublime. Sin darse cuenta, los mismos métodos devengaban una obra -mucho más sustancial y creíble-, que el resultado manufacturado que ofrecía Cornelio. Desesperado por rozar la excelencia y sin tener muy claro en qué reside tal epíteto, se revolvía furioso contra la sequía de su cerebro, en un proceso que comenzaba por empuñar la herramienta de trabajo frente a un desierto creativo. Así horas, hasta que le entraba un tembleque de rabia. Luego procuraba empaparse de los clásicos, los imprescindibles y los contemporáneos en un devaneo con el plagio que le mareaba. Y por fin, viendo que se le derrumbaba la empresa, se decidía por métodos más obtusos. A saber: meter la cabeza en el horno, esnifar pegamento, saltar con equipo de buceo completo sobre la cama -analizando las diferentes metáforas de su acto-, pintar elefantes al natural en el zoo, perseguir coches ladrando como un poseso o abrazar sin concesiones la cultura hip-hop durante una o dos horas. Quizá la cima de su arte, y por lo que consiguió cierta trascendencia pública, fue cuando se colgó de un puente de la M-30 vestido de tele-tabi. En ciertos círculos próximos al conceptualismo se consideró una obra arriesgada y poética, con un lenguaje propio que bebía de la obra de Fischli and Weiss. Cornelio sin embargo pretendía tan solo inspirarse, llevando al extremo su árido pensamiento. El fruto de esta experiencia, a diferencia del medio, no tubo la menor consideración entre los marchantes a los que fue presentada. Como verán, a Cornelio le venía el reconocimiento por donde no quería, la obra que le atribuían obedecía a un impulso ajeno que le negaba cualquier mérito a su consciencia y por ello nunca aceptó la fama de sus hallazgos. Cornelio fue, quizá, uno de los artistas más honrados del gremio.


http://radioeridu.blogspot.com/2010/01/los-metodos-de-inspiracion-de-cornelio.html