jueves

ENTREVISTA A CARLOS MONSELL, GERENTE DE PACHÁ VALENCIA. “El público de Valencia es muy agradecido y sabe cómo divertirse”.

La diversión y la noche valenciana carecen de secreto alguno para Carlos Monsell, gerente de Pachá Valencia. Con una extensa trayectoria en la restauración y los locales de ocio, Lamarquesa.es habla con este emprendedor empresario que inició su prolífica carrera profesional para pagarse sus estudios. Todo un self made man.


Carlos Monsell recibió a Lamarquesa.es en su despacho para acercarnos el mundo de la diversión en Valencia.


LA MARQUESA. ¿Qué nos ofrece Pachá Valencia para la nueva temporada?
CARLOS MONSELL. Las novedades empiezan ya todas a partir de ahora en febrero. En el mes de enero siempre se dan unas semanas transición, en las que la gente suele descansar tras las fiestas de Navidad. Pero en febrero, en Pachá Valencia vamos a tope, entre otros motivos, porque es nuestro aniversario.
Hemos tenido la fiesta Famous, los Carnavales, dedicados a Italia, reiniciamos las sesiones para universitarios los jueves… Y como ha te he comentado, se trata de un mes muy especial para el equipo. Este año celebramos los cuatro años de Pachá Valencia. Para marzo, antes de Fallas, puedo avanzar que está prevista una fiesta con el portal de vino y gastronomía Verema.com, así como una sesión de funky room con el dj’ residente de Pachá Ibiza, que sin duda será uno de los platos fuertes del mes. Solemos trabajar a un mes vista, en función de lo que nos vayan pidiendo nuestros clientes. En cualquier caso, siempre trabajamos con la ilusión de mantener el espíritu de Pachá: la diversión. ¿Cómo? Con imaginación, buen gusto y con un magnífico equipo de profesionales.
L.M. ¿Cómo es el público que viene a Pachá Valencia?
C.M. Afortunadamente, tenemos la suerte de contar con un público muy heterogéneo. La gente de Valencia es muy fiestera, muy agradecida y se acopla a cualquier fiesta o sarao que organicemos. Hay que tener en cuenta que tenemos una capacidad para cerca de 1.500 personas, con lo que la pluralidad de la gente que viene a Pachá Valencia es enorme. ¿Algún secreto que asegure la diversión? Crear un ambiente cálido, tener un extraordinario equipo de relaciones públicas y demás personal, y una animación fabulosa. Esas son las tres claves fundamentales que garantizan el éxito.
L.M. ¿Innovar constantemente, no?

C.M. Eso es. Hay que demostrar que estás ahí al pie del cañón. Siempre.

En su trayectoria profesional, este hombre de negocios empezó como dj en algunas de las más emblemáticas discotecas de la Valencia de los ‘80.

L.M. Un empresario con experiencia en el sector y profesional. ¿Cómo empezó todo?

C.M. Cuando vine a Valencia a estudiar, para pagarme la carrera, empecé a servir copas y a pinchar. Montamos Plaza, fui a pinchar a Distrito, donde estuve cerca de cuatro años… Aquella fue una época preciosa. Para mí Distrito sigue siendo el emblema de la noche valenciana. No ha habido una discoteca todavía en la ciudad que pueda compararse con Distrito. Y te lo digo yo; desde mi experiencia y desde mi actual cargo.

Por ubicación, por la época irrepetible de los ’80, que fue fabulosa en cuanto a música se refiere. Fue la gran época de grupos y cantantes increíbles. U2, Michael Jackson… Ahora la música es mucho más comercial. Más dura y con mucho ritmo latino. En aquel contexto, Distrito lo asumió todo. Venía gente de todas partes de España y del extranjero. Posiblemente, ahora resultase obsoleta su ubicación entre plantas, ya que gente prefiere verse mientras está en la pista. Pero Distrito marcó una época. El sonido era el mejor de España y me atrevería a decir que incluso de Europa en aquellos años. Y marco una época. Del 1984 a 1990 era la reina de las discotecas. Luego como le pasa a todas las salas, siempre hay alguna que te puede superar. Te emocionabas en la cabina. Por las condiciones técnicas, por su disposición… Sentías a la gente vibrar desde la cabina. Eso era increíble.

L.M. Pero estos no han sido sus únicos negocios en el sector de la hostelería. ¿No es así?

C.M. Cierto. Cuando aún era estudiante, empecé en Cadillac. Luego montamos Tatuaje en El Carmen. Era un local muy especial. Ocupaba una antigua barbería, de la que dejamos los sillones. Venía gente del barrio, muy bohemia. Luego nos fuimos a la zona Woody, donde montamos Delirio. Tras unos años, en 1985, montamos Plaza, que ahora en 2010 cumplirá ya 25 años. De Plaza a The Face, de ahí Cathedral y por último Boh B0u. Siempre alternando locales y discotecas.

L.M. ¿La mejora experiencia de su trayectoria?

C.M. Cada etapa tiene su lado bueno y su lado menos bueno. Lo importante es intentar disfrutar de cada etapa, sabiendo que estás creando alegría a la gente.



www.pachavalencia.com