viernes

La creatividad en el empowerment

Hasta hace casi una década, las organizaciones y sus miembros mantuvieron como una dictadura la oxidada política de realizar funciones y trabajos de manera matemática; los de arriba dictaban instrucciones que debían ser obedecidas de inmediato y sin posibilidad de objetar. Esto se podría comparar con el acto unidireccional de un jefe dictando un texto a su secretaria y sin cabida a una mínima reflexión por parte de ésta.

Es una inteligente comparación la que hace John Kao, experto conferencista en creatividad empresarial, al comparar lo que debe ser una organización con una banda de jazz; todos aportan sus “solos” creativos con el objetivo de lograr un armonioso resultado. Toda la comunidad que conforma una organización debe participar en el proceso creativo de su construcción, y no ser un conjunto de esclavos sin pensamiento que obedecen matemáticamente las instrucciones de unos pocos.

Creatividad es…

De acuerdo con John Kao, la creatividad es el inicio y producción de una idea, y se mantiene durante todo el proceso; desde ese mágico brillo que vislumbra algo que puede funcionar, pasando por el desarrollo de ésta en cada detalle, hasta su final realización que, igualmente, requiere de un alto sentido creativo en la obtención de recursos.

Y es creatividad también apoyar y desarrollar las ideas de otros, construirlas y guiarlas, pero sí es un acto muy facilista y poco creativo decir que algo no funciona sin argumentos concretos.

Viajando con la estrategia

La creatividad debe mantener un norte específico, un punto a donde llegar y, de igual manera, ese pensamiento creativo inicia en un punto actual, en un presente inmediato. El vehículo que soporte ese viaje creativo entre estos dos puntos, es la estrategia. La estrategia debe soportar la creatividad, debe mantenerla dirigida para que sea objetiva, y retroalimentada para que sea efectiva.

Un “jamming” bien pensado

Para realizar una buena improvisación en jazz se requiere de un conocimiento previo y de un exhaustivo entrenamiento; es necesario conocer las escalas y sus modulaciones, las armonías y la construcción de los acordes, los riffs melódicos y el le motiv o motivo de la improvisación. Es por esto que cuando se habla de improvisación no es hacer lo primero que se viene a la cabeza, ya que es el resultado de procesar una información previa a través de un conocimiento y entrenamiento adecuado.

En conclusión, todos los miembros de una organización deben acceder al conocimiento de la información como punto de partida, y así, convertirse en autonomías pensantes que den soluciones creativas a diversos problemas, y ser capaces de improvisar inteligentemente de acuerdo al contexto de la situación.

La economía globalizada solicita creatividad

Los cambios son muchos y por ésto son veloces. Debemos ser rápidos en la toma de decisiones y, que además, sean efectivas pues no hay tiempo de experimentar. Debemos ser observadores y perceptivos para lograr una objetiva intuición, y obviamente ser flexibles ante los cambios predecidos. No podemos confiarnos y sujetarnos a una fórmula ganadora para siempre, debemos reinventar, crear de nuevo.

Tenemos que ser una “fábrica de ideas” para enfrentar un mercado que acelera a tanta velocidad. Tenemos que ser como el músico de una banda de jazz; escuchar el contexto armónico, procesarlo, y emitir inmediatamente el sonido perfecto.



http://reclutamientoefectivo.com/?p=357