viernes

Publicidad Subliminal, ¿Mito o Realidad?

¿Recordáis la película El Club de la Lucha? Para el que no la haya visto (tranquilos, no voy a destripar nada importante) recuerdo que Brad Pitt trabajaba cambiando los rollos de las películas en el cine y, cómo pasatiempo, se dedicaba a poner fotogramas por medio de los originales… fotogramas que solo aparecían una décima de segundo, pero que estaban ahí, que el ojo humano captaba durante un instante, pero un instante tan rápido cómo para no saber si había visto algo de verdad o no. El cerebro se encargaba de procesar esa información inconscientemente… subliminalmente. De hecho la propia película tenía varios frames de menos de un segundo que hacían apariciones rápidas confundiendo al espectador de la misma manera que lo hacía Brad Pitt con los rollos de cine que cambiaba.

Se llama percepción subliminal a un estímulo que captamos sin prestar mucha atención o con una atención tan breve en el tiempo que no somos conscientes de que lo hemos captado. Sin embargo, aunque no seamos conscientes de ello, puede llegar hasta a afectar nuestra conducta. Estos estímulos que son captados a nivel inferior de consciencia y que crean la percepción subliminal pueden ser auditivos o visuales.


Hay verdaderas leyendas en boca de todo el mundo que divulgan la existencia de una publicidad subliminal en nuestra sociedad, en cada rincón, en cada anuncio televisivo, en cada cartel… Publicidades tan estudiadas que trasmiten mensajes subliminales de tanta fuerza que nos obligan a comprar. ¿Es cierto esto? ¿Estamos en un mundo dónde estamos acosados por este tipo de mensajes? Pues muchos se sorprenderán al ver que esto podría estar más a la orden del día de lo que se piensa y de que estamos rodeados de este tipo de mensajes… Sorprendido me he quedado indagando sobre este tema, que siempre me llamó la atención desde que vi algo de esto en el instituto (no recuerdo en qué asignatura exactamente ahora mismo). Canciones, carteles, películas, anuncios televisivos… No estamos a salvo de nada.

La publicidad usa estas armas normalmente para provocar el consumismo exagerado en el comprador. Hay técnicas que se usan camuflando imágenes o mensajes de texto ocultos en anuncios publicitarios, carteles, películas… Otras técnicas usan mensajes auditivos de baja intensidad que casi no captamos y que se escondan tras alguna música o sonido, pero nuestro cerebro los registra. Otro tipo consiste en, cómo hacía Brad Pitt en la película, introducir una imagen en medio de otra durante una milésima de segundo, lo suficiente para que no nos demos cuenta pero nuestro cerebro la capte. O alguna sucesión rápida de imágenes que tampoco captamos conscientemente pero nuestro cerebro sí. Hay técnicas incluso más retorcidas que usan ciertas imágenes, sonidos o músicas para estimular ciertos recuerdos nuestros o producir ciertas asociaciones de ideas para conseguir que pensemos en algo indirectamente… Todo un arte, vamos… Un arte de manipulación, dicho sea de paso.

¿Quién no ha oído al típico alumno de clase que cuenta cómo se pone un walkman con las lecciones grabadas con su propia voz, se pone los cascos y se duerme mientras las escucha para aprender las cosas durante el sueño? Está demostrado que esto es cierto, que inconscientemente y subliminalmente nuestro cerebro puede captar cosas y aprender. Desde hace mucho tiempo se venía experimentando con la captación de datos que realiza nuestro cerebro a nivel casi inconsciente.

Claro, todo esto plantea un problema ético y moral, porque que las empresas usen estos métodos para vender no es agrado de la gente, en cierto modo nos están manipulando, cambiando nuestras conductas e introduciendo obligadamente información que no queremos. ¿Es lícito hacer esto, es correcto? Hay una gran controversia. Por suerte se ha encontrado el lado bueno para esto y es, cómo he dicho antes, para estudiar, cómo mucha gente lo usa, o también con cintas de autoayuda, que van dejando los mensajes en nuestro cerebro para hacernos sentir mejor. Esto es algo que puede usarse para bien o para mal, lo que está demostrado por numerosos estudios es que funciona. Ojo, también se ha exagerado mucho, no es que nos cambie por completo o nos obligue a hacer algo por fuerza, pero sí que nos influye y a veces hasta niveles bastante altos.

En esta página http://usuarios.lycos.es/mensajessubliminales/paginas/mensajessubliminales.htm hay numerosa información sobre diversos estudios que se han hecho sobre el captar mensajes subliminalmente y explica cómo siempre somos más resistentes a negarnos a una orden que venga de fuera nuestra (por ejemplo podemos evitar comprar una cosa aunque veamos un cartel que diga “¡Compre!”) que a las órdenes que vienen desde nuestro interior… Y el caso de los mensajes subliminales es que atacan directamente al subconsciente haciéndonos creer que vienen de nuestro interior, con lo cual somos menos resistentes a ellos, aún así aún tenemos nuestra voluntad para luchar contra ellos, aunque costará más. Esa página, cómo digo, es muy interesante. Incluso explica que se han utilizado mensajes subliminales con fines policiales. En 1978, un grupo de detectives de una ciudad americana intentó detener a un asesino insertando subliminales que describían al criminal en películas emitidas por televisión, ver para creer.

Incluso las propias ilusiones ópticas tienen algo de subliminal, a veces estamos viendo una cosa, pero hay otra forma oculta en esa imagen, y aunque no la distingamos bien, nuestro cerebro sabe que está ahí.


Una ilusión óptica que esconde multitud de información subliminal. Intenta mirarla a ver que ves... Muchos verán una copa... Otros dos ancianos... Incluso si sigues mirando hallarás dos hombres sentados con sombreros... Y en el rostro del anciano también puedes ver una mujer que se asoma por una ventana... El pendiente de la anciana es una botella... E incluso si te alejas podrás observar dos arcos de piedra en los extremos izquierdo y derecho.



Hay por contra muchos que piensan que esto es un mero mito, que no hay nada demostrado, pues hombre yo digo que si funciona o no no lo sé, pero que el mensaje por lo pronto está ahí y se trasmite, eso seguro, y eso ya es algo que, cómo mínimo, captamos.

Se cree que muchos casos de publicidad subliminal intentan referirse a temas tabú para llamar nuestra atención inconscientemente y que nos decidamos por un producto antes que por otro. Normalmente se acude al sexo cómo tema subliminal para captar nuestra atención. Incluso la típica y clásica forma de la botella de coca-cola nos atrae porque esas curvas en la botella se asemejan a las de una chica, su diseño está muy estudiado. Si bien investigando por la red he encontrado casos que me parecen algo dudosos, hay otros que yo diría que no lo son tanto.



Hay incluso quien asegura que la Iglesia también usaba este poder… Tanto mural con santos, con ángeles, tantas imágenes en todos y cada uno de los sitios. Si ya de por sí infundía respeto antiguamente el tema de la iglesia, imaginad con tanta ornamentación en todos lados cómo debían de quedar afectados, era algo vital ser cristiano.

¿Podrían estar los políticos incluso manejándonos con esto? Toda la sociedad en la que nos movemos usa mucho este tipo de mensajes, nuestro cerebro nos dice que compremos, que no pensemos, que consumamos, que miremos la TV… Vivimos en un mundo dónde estos mensajes van manipulando a los individuos. ¿Hasta que punto esto nos afecta o cuánto se usa? Ojo, yo no pretendo asustar a nadie con esto ni vender verdades absolutas, solo quiero promover un poco la voluntad individual entre la gente y el hacer pensar un poquito, que indaguemos y ahondemos en este tema que me parece tan interesante.

En 1957 se hizo un experimento. El promotor publicitario norteamericano James Vicary afirmó que con mensajes del tipo “Come palomitas” y “Bebe Coca-Cola”, insertados durante la proyección de un largometraje en un cine de Nueva Jersey, las ventas de palomitas habían aumentado el 58%, y el 18% las del refresco. Por lo tanto, ¿qué hay de cierto en todo esto, qué hay de mito? Ya digo que tal vez sea un poco exagerado el llegar a decir que somos TOTALMENTE MANIPULADOS, pero lo que no es ni mucho menos exagerado es decir que esta publicidad realmente funciona, porque logra su función: dar la publicidad, aunque sea inconscientemente, ya que el mensaje nos llega. O sea, que no contentos con bombardearnos a todas horas con la publicidad tenemos que tragarnos encima doble mensaje.




Hay incluso grupos de música que incluso incluían mensajes ocultos o al revés en sus discos (los famosos Beatles escondieron más de uno en sus canciones y casi nadie lo sabe, de hecho). Grupos también cómo Judas Priest o Led Zepellin también lo han hecho. En 1969, un radioyente anónimo telefoneó a la emisora WKNR-FM asegurando que si escuchábamos la canción Revolution 9 de los Beatles reproduciéndola al contrario se escuchaba la frase “Turn me on, dead man” (Algo así cómo “revíveme, hombre muerto”). Y esto es solo el principio, porque hay muchos más escondidos en más canciones de los Beatles, y es que a finales de los 60 comenzó a generarse incluso una leyenda urbana en la que se aseguraba que Paul McCartney (uno de los componentes de los Beatles) estaba muerto y había sido sustituido por un doble. ¿En qué se basaba la gente para decir esto? En los numerosos mensajes subliminales encontrados al revés en las canciones (uno de estos mensajes decía “Paul is dead”) y también en las portadas. Recomiendo esta página para el que le interese este asunto, porque es increíble cómo los fans indagaron en esto: http://primuspilumiterus.blogspot.com/2007/10/en-mi-siempre-entretenida-clase-de.html.




Numerosas películas también llevan frames ocultos que se muestran durante una fracción de segundo, cómo la mencionada “El Club de la lucha” (que lleva en varios momentos esto) y muchas más. Me viene así a golpe de pronto uno que descubrí yo mismo y del que no he oído hablar en internet. Se trata de la película The Ring (fue en la versión americana) si alguien no la ha visto que se salte el siguiente párrafo en gris, puede ser considerado por muchos spoiler de la peli.

Estaba viendo la película The Ring (la versión americana de Naomi Watts) en la que se dice que, dentro de la historia de la película, cuando alguien encontraba una película en la que aparecía un círculo y la veía… poco después moría. Bien, pues lo curioso es que tal vez por la mitad de la película o cerca del final, había una escena en la que Naomi Watts viajaba en un barco. En el barco un caballo que viajaba a bordo se volvía loco y se tiraba al agua. Bien, pues justo al acabar esa escena y comenzar otra, en esa pequeña fracción de segundo de cambio de escena mis ojos creyeron captar algo, ¿sabéis qué? Un círculo, un círculo igual al que veían los protagonistas en la película antes de morir, el círculo de la muerte. ¿Me estaban engañando mis ojos? Detuve el DVD, volví hacía atrás un minuto y reduje la velocidad al tope (ah, maravillosa tecnología). Al visionar de nuevo el final de la escena pude ver cómo, efectivamente, los encargados de montaje de la película, habían introducido entre el cambio de una escena y otra, un frame con la imagen del círculo, la misma que se veía por los protagonistas en aquella cinta antes de morir, y que aparecía cómo un flash casi imposible de captar por el ojo, pero posible de captar por el subconsciente. Incluso detuve el DVD y saqué una instantánea que publiqué en algún foro, aunque no levantó mucho debate, dicho sea de paso en honor a la verdad, pero ahora puedo contarlo aquí para todos vosotros. ¿Una tontería, un fallo o algo más? Pues mi opinión es que no se trata de ninguna tontería o de ningún fallo, simplemente ese frame está ahí deliberadamente para que nuestro cerebro lo capte. ¿Para qué? Durante toda la película nos han estado enseñando que los protagonistas, tras ver en una película ese círculo, mueren después… Y nosotros estamos viendo una película y… sorprendentemente el círculo ha aparecido, y creemos haberlo visto (y sino lo hemos visto nuestro subconsciente lo habrá hecho). ¿Resultado? Nuestro miedo se incrementa, inconscientemente nuestros mecanismos internos que han captado ese círculo durante un nanosegundo nos dicen que corremos peligro, que hay algo que temer… ¿Para qué? Para que la película logre dar un efecto más terrorífico subliminalmente, el terror juega con diversas formas también para hacerse presente.

Algo así ocurría también en la película del Exorcista, recuerdo que lo vi en cine y este sí que es un caso más conocido. Se sabe que en muchas escenas aparecía la cara de un demonio durante una mera fracción de segundo, también con el mismo propósito que en The Ring, para aumentar el miedo en el espectador y que la película genere auténtico terror. Pequeños trucos de montaje que ayudan a hacer un producto más acorde con lo que se busca, y en este caso más terrorífico.

También hubo un famoso mensaje subliminal de propaganda política con el PSOE, el cual colocó sus siglas rápidamente en la imagen tras un gol de Butragueño en un partido de fútbol en un partido de la selección española en 1986, este caso fue incluso publicado en la portada de un periódico nacional.


¿Conducirán estos tipos de mensajes a la victoria y no precisamente de la selección?



Bueno, pues el debate está servido. Muchos ejemplos que he encontrado en la red son extremadamente exagerados, creo que son fruto de la casualidad, pero otros, sin embargo, estoy totalmente seguro de que se crearon a conciencia. Lo que es seguro es que somos constantemente más y más atacados por la publicidad. Seguro que a partir de ahora miráis la publicidad con otros ojos XD. Y recordad, no os dejéis manipular




http://stargamer1138.wordpress.com/2010/03/09/publicidad-subliminal-%C2%BFmito-o-realidad/