viernes

Un pensamiento positivo es capaz de fortalecer el sistema inmunitario

Bastan cinco minutos con Mario para convencerse de que todo ser humano debe ganar una lucha: la de él consigo mismo. No se cansa de indagar para encontrar ese “algo” que hay dentro del ser humano mucho más hondo que buscar el placer o huir del dolor. “Es la búsqueda del sentido, de un propósito, de algo que nos trascienda a nosotros mismos”. Para el cirujano Mario Alonso Puig (Madrid, 1955) es precisamente ese sentido el que se necesita para priorizar en la vida: “Con él podemos decir esto sí y esto no sin sentirnos culpable”.

Alonso es miembro de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, socio de la Harvard University Medical School y uno de los españoles más demandados por empresas y administraciones para impartir conferencias y seminarios sobre liderazgo y creatividad. El médico-investigador cree que la vida en sí es un milagro y todo lo que pasa es algo extraordinario. Tampoco titubea cuando asegura que el triunfo en la vida depende un 20% del talento y un 80% de las ganas que se pongan en lo que se hace. “Lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando”. Insiste en que, en la vida, todo depende de la percepción con la que se mire: por eso existe un vaso que está medio lleno y otro medio vacío. Y recurre al miedo como el recurso que se tiene para avisar, prevenir y ayudar cuando la integridad humana se siente amenazada. “Si no tuviéramos miedo no seríamos valientes, sino insensatos”.

Durante años, incluso siglos, el mayor pánico de prácticamente todo ser humano ha sido pensar en la muerte. “Ahora la gente no teme morir”. El peor monstruo para el personal del siglo XXI es no sentirse valorado, no ser reconocido, no ser aceptado, no ser querido. Alonso, no huele el miedo de la muerte. “Sólo temo terminar mis días en esta dimensión sin haber contribuido en el bienestar de las personas como creo que debería haberlo hecho”.

Las investigaciones han constatado que un pensamiento positivo es capaz de fortalecer nuestro sistema inmunitario, mientras que uno negativo lo debilita, volviéndolo más vulnerable. Con una fuerza incontestable, a Mario le sigue sorprendiendo la cantidad de recursos y posibilidades que tiene el ser humano en su interior. “Una vez que la persona descubre que los tiene y los potencia puede crecer de una manera sorprendente”.

Su conocimiento científico le permite argumentar por qué los estados del miedo no dan pie a desarrollar recursos creativos ni productivos, ni para crear equipos, o por qué una empresa saludable en su aspecto humano podría afrontar una crisis con mayor garantía de éxito. Defiende con una firme convicción que cuando se considere al hombre como un fin en sí mismo y no como el medio para conseguir algo entonces la sociedad se habrá humanizado. “De la crisis surgirá algo verdaderamente nuevo”.

En la cabeza de Alonso no hay respuesta que conteste al por qué la gente y las empresas no invierten nada de tiempo en comunicación porque creen que no merece la pena. “¡Están tan equivocados! Es la mejor inversión que pueden hacer”. Los directivos, como el resto de los mortales, se sienten confundidos, solos, tristes, alegres, ilusionados, frustrados… “Las empresas no se molestan en conocer las ilusiones y los sueños de sus trabajadores”. El primer error es trabajar en grupo y no en equipo. Y eso que un líder no necesariamente tiene que ser un jefe.

“Un líder es una persona que crea ilusión en cada uno de sus trabajadores para convencerlos de que pueden hacer algo mejor y hacerlos partícipes de ese proyecto común”. Se refiere a personas que han creado empresas donde todo el mundo tiene ilusión por pertenecer; una compañía que sirve a las personas y no se sirve de ellas. “Es firme y es humilde, tiene las ideas claras y una opinión formada, pero se sienta y está abierto a escuchar otros puntos de vista. Le guste explorar y prefiere descubrir que enjuiciar”. Alonso es precavido. Y como buen comunicador prefiere dar el silencio por respuesta y no menciona el nombre de ningún líder actual, de carne y hueso. “Me vale cualquier persona, cualquier familia, cualquier pueblo que haya conseguido crear un oasis en mitad de un desierto. Ese alguien que cuando se vaya del mundo sepa que lo va a dejar mucho mejor de cuando llegó”.

SMS para jóvenes: “Arriesgad más de lo que creáis razonable”

No pierde la oportunidad de hablar directamente para los jóvenes de hoy, los mismos líderes del mañana. SMS: “Enfocaros en lo que queréis ser en la vida, y no en lo que os dé miedo. Arriesgad más de lo que en principios creáis razonable. Y cuando seáis generosos, entended que las cosas no se hacen para recibir nada a cambio, sino porque habéis elegido vivir de esa manera. Y no os olvidéis nunca de que sois seres extraordinarios”. Sí, cree en los milagros. Dice que existen. “Cuando una persona comprende que es parte del problema y no de la solución es un milagro. Todo en la vida, incluso estar vivos, es algo extraordinario. Es un milagro”.

Alonso habla completamente convencido de que el lenguaje no sólo describe realidades, sino que también las crea. Alonso derrumba otro mito del ser humano: casi todo el mundo baja sus sueños y sus anhelos a la altura de sus capacidades aparentes “en lugar de estirar sus capacidades para que lleguen a la altura de sus anhelos y de sus sueños”. Alonso está obsesionado con mitigar el sufrimiento humano y tremendamente ilusionado por encontrar vías que desplieguen el enorme potencial humano. “Quisiera ser la persona que soy en realidad, y no la persona que creo que soy”. No contesta porque no sabe cómo es el Mario Alonso que la gente ve. “Estoy vivo y todavía busco mi propio sentido”.

Por Ana I. Gracia en El Confidencial


http://intereshumano.wordpress.com/2010/03/04/un-pensamiento-positivo-es-capaz-de-fortalecer-el-sistema-inmunitario/