domingo

¿Cómo convertirse en el mejor candidato en tres minutos?

Pocos minutos pueden ser vitales para que el reclutadordetermine que un perfil profesional encaja perfectamente en un nuevo puesto de trabajo. No requiere mucho tiempo para desplegar sus capacidades frente al entrevistador.

A los reclutadores solo les basta pocos segundos para descartar una Hoja de Vida. De esa manera, si usted ha sido seleccionado para la entrevista de trabajo, es fundamental hacer los esfuerzos necesarios para concluir el proceso a su favor.
Sepa cómo aprovechar los primeros tres minustos de la entrevista laboral, según las indicaciones del portal Expansion.com:
Primer minuto.
¿Cuáles son sus competencias, habilidades y experiencia?, ¿qué puede aportar al negocio? Aunque parezca complicado, dispone de alrededor de 60 segundos para explicarlo de forma clara, concisa y puntual.

Es indispensable mostrar su capacidad de trabajar en equipo. Deje en claro su liderazgo, pero sin superar la línea roja del egocentrismo. Las jerarquías tienden a diluirse en las organizaciones de hoy en día, por tanto, el esfuerzo común es clave y usted debe expresar de qué manera estaría dispuesto a colaborar con los demás.
Segundo minuto.
Antes de una entrevista de trabajo, la investigación sobre la empresa en cuestión es clave. Así que, durante los siguientes segundos, demuestre cuán bien conoce la organización. Exponga sus ideas para contribuir al logro de esos retos marcados por la firma. Los aportes en esta materia son ampliamente valorados por los reclutadores.

Evite mencionar a la competencia en este minuto: si desea trabajar en esa organización, entonces es la única a la que debe prestar atención.
Tercer minuto.
En los dos primeros minutos no deje de escuchar al entrevistador y responder de forma concisa a sus preguntas. Si bien se trata de conocer el perfil de usted, es fundamental saber escuchar al interlocutor. Él debe detectar que realmente es la persona que necesita incorporar. No convierta la entrevista en un monólogo.

No se trata de inflar su ego, sino de conseguir un trabajo.