viernes

Dólar al alza: ¿qué hacer?

El dólar ha incrementado marcadamente su cotización, genera desconcierto y levanta la pregunta de rigor ¿me quedo en soles o me traslado a dólares?. La respuesta a ensayar debe empezar por indagar ¿quién pregunta?
El asunto central es que no hay certeza de que este repunte sea sostenible, a al menos en la magnitud que se ha observado. Han confluido factores externos e internos en este resultado.
En el ambiente externo, diversas manifestaciones insinúan el inicio de la recuperación de EEUU, y aunque ello está por verse, ya ha llevado a la Reserva Federal a considerar la posibilidad de ir retirando su programa de inyección de liquidez, por lo que habría menos dólares circulando. A la par la zona euro ve su situación cada vez más complicada, implicando que su moneda difícilmente podría reemplazar al dólar como moneda internacional.
El factor externo posiblemente más relevante para nosotros es la caída de los precios de la mayoría de los commodities que exportamos, y ello por efecto de la caída de la actividad económica global. Menos dólares por exportación ingresarán.
En el ámbito interno el asomo de ciertas decisiones controversiales, sesgadas hacia un modelo más estatista, han agregado incertidumbre.
Todos estos elementos han reanimado la preferencia del ciudadano peruano hacia el dólar. Nuestra realidad de país bi - moneda no ha sido abandonada a pesar del fortalecimiento de la economía peruana las últimas dos décadas. El dólar ha mantenido una presencia relevante en nuestras economías. Es el activo de refugio preferido, a falta de otros instrumentos financieros accesibles a las mayorías.
¿Cómo afrontar la coyuntura? Lo primero es no precipitarse. Tener presente que no hay certeza de un recuperación definitiva del dólar; y de otro lado, a diferencia de historias pasadas; el sol tampoco está devaluado o en crisis.
Algunas consideraciones:
-          Buscar empatar, en la misma moneda, mis flujos de ingresos con mis flujos de gastos
-          ¿Ahorro en soles o dólares?. Ante lo incierto lo mejor sería combinar un poco de ambos; y en lo posible en plazos no tan largos para poder reacomodarse ante cambios imprevistos.
-          ¿Deuda en soles o dólares?. Con un dólar más caro, sólo hace sentido tomar deuda en esa moneda cuando también se genera ingresos en dólares. La deuda debe siempre poder pagarse anticipadamente, de forma tal que podamos cambiar deuda en una moneda por otra en moneda distinta, según nos convenga.
-          Las tasas de interés reflejarán las condiciones de abundancia o escasez de las monedas. Así, sí las personas deciden masivamente ahorrar ahora más en dólares las tasas de interés en ahorro disminuirán y posiblemente lo hagan las tasas de créditos.
Ante tendencias inciertas, debe primar la cautela e inevitablemente mantenerse atentos. Mantengamos mirada corta para poder mirar lejos.