sábado

Desmontando a los gurús I: el pensamiento lateral

En los últimos 10 años hemos importado muchas costumbres de USA. Desde los manuales de auto ayuda hasta los libros con ‘las claves para triunfar en el negocio del queso’ que se compran en los aeropuertos de tapas color amarillo pastel. Una de las cosas que también hemos importado es el gusto por los gurús.

¿Qué creemos que son los gurús? Gente con una experiencia contrastadísima y una capacidad de análisis y reflexión superior a lo normal que han superado el nivel ‘empresa’ y que ahora reparten en dosis de 1-2 horas todo su saber por el mundo en conferencias o en dosis de 300 páginas en forma de libros. Buscamos respuestas y ellos las ofrecen.

¿Qué son realmente los gurús? Gente que, tras años de trabajarse su nombre y hacer de él una marca personal, se dieron cuenta de que podían ganar más dinero y de forma más fácil vendiendo sus ideas que utilizándolas prácticamente. Con la proliferación de los masters, postgrados, charlas, conferencias, etc detectaron un mercado de gente que está desesperada por conseguir respuestas rápidas que, por supuesto, ellos dicen ofrecer.

El doctor Edward De Bono (fisiólogo, psicólogo, y escritor) introdujo hace años lo que se conoce como ‘pensamiento lateral’. El pensamiento lateral es una técnica para dar solución a problemas sin utilizar una secuencia lógica de pensamiento, lo que él llama ‘patrones de pensamiento habituales’. Ejemplos de esto son:

Pensamiento habitual: las botellas sirven para llenarlas con líquidos, las mesas sirven para poner cosas encima, los tornillos para fijar dos cuerpos.

Pensamiento lateral: las botellas sirven para hacer de lente, las mesas sirven como biombos, los tornillos como proyectiles.

Aunque quizás el ejemplo más conocido fue el de Homer Simpson cuando, mientras huía de unos perros cargado de chuletas y longanizas, utilizó el pensamiento lateral para comerse las chuletas y las longanizas consiguiendo así la energía rápida que necesitaba para correr más deprisa.

De toso esto se ha sacado una rama del márketing que se llama márketing lateral. Los profesores de los masters lo explican como la quintaesencia de la creatividad. Edward de Bono ha sido subido a los altares y es considerado la autoridad mundial en técnicas de proceso creativo. Lo que toda la vida se ha conocido como ‘ocurrencia’ o ‘idea feliz’ un señor le pone un nombre interesante, lo explica someramente y se le reconoce como una de las mayores aportaciones a la creatividad que se conozcan.

La realidad es que el pensamiento lateral es una buena (y honrada) manera de ganarse la vida para un profesor de márketing pero nada más porque lo que nunca se cuenta del pensamiento lateral es que lo más importante de él es la persona que piensa. La experiencia y la capacidad de resolver situaciones son infinitamente más importantes que utilizar el pensamiento lateral a la hora de enfrentarse a un problema. ¿Porqué se ha hecho tan famoso el pensamiento lateral? Porque nos encanta etiquetar, clasificar, ordenar, desmenuzar… y buscamos fórmulas mágicas que, pensando lo menos posible, nos solucionen nuestros problemas. Desgraciadamente la realidad es muy distinta y los problemas reales necesitan de mucho esfuerzo y pensamiento lógico y razonado para sacar soluciones coherentes y seguro que instintivamente y como recurso utilizamos lo que el Dr. De Bono identificó como pensamiento lateral. Eso sin profesores de márketing.


http://mrgorsky.wordpress.com/2010/01/28/desmontando-a-los-gurus-i-el-pensamiento-lateral/