jueves

Métodos de selección: Las dinámicas de grupo.

Las dinámicas de grupo surgieron en los años 30 en Estados Unidos como conscuencia de la preocupación por la mejora de los resultados en los campos político, económico, social… Se nombra a Kurt Lewin y a la Psicología de la Gestalt como precursores de las mismas.La palabra dinámica significa etimológicamente “fuerza” o “potente”, lo cual nos empieza a dar una idea de lo que se pretende evaluar con esta técnica.

Actualmente las dinámicas de grupo se llevan a cabo en multitud de áreas de trabajo de la Psicología, con el objetivo de conseguir mejorar alguna habilidad personal (por ej: habilidades sociales en la Clínica), aumentar la cohesión de un grupo (en drogodependencias), etc…

En concreto, si nos centramos en el área que nos ocupa en este blog, los Recursos Humanos, normalmente se suele utilizar para analizar las competencias de candidatos a un puesto determinado. Esto se hace observando los patrones de interacción que se dan entre los mismos.

En estos casos no importa tanto el alcance o logro del objetivo propuesto en la dinámica (ya que de hecho en muchas de estas dinámicas no existe solución posible), como la forma en que los candidatos intentan conseguir un consenso. Este modo de conseguirlo, si estamos bien entrenados, es el que nos va a indicar qué candidato se ajusta más a la competencia que estamos buscando.

Sin embargo, y como otras tantas técnicas que podemos encontrar en selección de personal, no podemos tomarla de forma aislada y definitiva para elegir al candidato ideal, o al menos no sería aconsejable hacerlo. Actualmente, está en auge el sistema del Assesment Center en Selección, el cual engloba varias técnicas individuales en una sola, y una de ellas suele ser una dinámica de grupo.

La relevancia de los resultados de las dinámicas de grupo está fuera de duda. Se me ocurre por ejemplo, una empresa en la que los trabajadores tengan que estar de cara al público y en la que se establezca como prioritario el buen trato con el cliente (IKEA, por ejemplo). ¿Qué mejor forma de evaluar estas competencias que con una dinámica de grupo? Con esta técnica veríamos en vivo un virtual desempeño futuro de un posible trabajador, veríamos cómo se relaciona con los demás miembros del grupo, si es respetuoso, si sabe ser asertivo, si sabe escuchar…..

No es una relación causa – efecto, pero la correlación entre las actitudes mostradas en una dinámica de grupo y en un futuro trabajo suele ser bastante elevada , aunque también depende mucho del buen manejo de la práctica del evaluador.

Para más información, les remitimos a los numerosos manuales que se pueden encontrar en librerias especializadas, en los que se hallan múltiples adaptaciones a las diferentes áreas de aplicación de esta técnica.



http://gestionamospersonas.com/blog/?p=378