miércoles

El Neuromarketing

El neuromarketing, una tendencia cada vez más en boga en el sector de la mercadotecnia, se sirve de las técnicas de las neurociencias para estudiar el cerebro del cliente y conocer cómo reacciona ante una marca.


Estudiando los efectos que la publicidad y otras acciones de comunicación tienen en el cerebro humano con la intención de poder llegar a predecir la conducta del consumidor, algo que en la actualidad puede considerarse el desafío más importante para la mercadotecnia.


Se trata, por tanto, de un tipo especializado de investigación de mercados que utiliza mediciones biométricas (actividad cerebral, ritmo cardíaco, respuesta galvánica de la piel...) de los sujetos estudiados para obtener conclusiones, desde este punto de vista, cuanto mayor sea la empatía de la empresa con el cliente, más privilegiada será también la posición que ésta tenga dentro del cerebro del consumidor.


El neuromarketing permitiría mejorar las técnicas y recursos publicitarios y ayudar a comprender la relación entre la mente y la conducta del destinatario.No obstante, sus detractores critican que se podrían llegar a controlar las decisiones de consumo del cliente, y que estas técnicas pueden considerarse invasivas para la intimidad de las personas, al poder llegar a orientar las emociones personales hacia productos del mercado.


A la hora de buscar la empatía con el cliente, Häusel advierte, no obstante, que los empresarios deben tener en cuenta que sus clientes son una masa humana muy heterogénea. "Hay diferencias de personalidad muy marcadas y también diferencias de tipo cultural".


El neurobiólogo y psicoterapeuta Joachim Bauer aplica al marketing la teoría de las neuronas espejo, según la cual determinadas neuronas se activan en el cerebro cuando una persona imita la actividad desarrollada por otra a la que está observando.


Desde el punto de vista empresarial, las denominadas neuronas espejo son claves a la hora de abrir canales de empatía con el cliente.


Para activar las neuronas espejo en el cerebro del observador, en este caso del consumidor, es preciso estimularlo y motivarlo para conseguir que se sienta identificado con la marca, que es el objetivo final de todo
empresario.



¿Podrìan las empresas controlar las decisiocne de consumo de sus clientes con el estudio del Neuromarketing? Por què?

http://marketingdesdelaromana.blogspot.com/2010/04/el-neuromarketing.html