sábado

Pensamiento Lateral

El pensamiento lateral es una técnica desarrollada por Edward De Bono que posee gran difusión en la actualidad y se enfoca en producir ideas que estén fuera del patrón de pensamiento habitual de la o las personas que la ejecutan, por el contrario de otras técnicas como lluvia de ideas

La idea es la siguiente: cuando evaluamos un problema siempre tendemos a seguir un patrón natural o habitual de pensamiento (las sillas son para sentarse, el suelo para caminar, un vaso para ser llenado con un líquido, etc.), lo cual nos limita. Con el pensamiento lateral rompemos este patrón, vemos a través del mismo logrando obtener ideas sumamente creativas e innovadoras. En particular la técnica se basa en que, mediante provocaciones del pensamiento, salimos del camino habitual, de nuestro patrón de pensamiento natural.

Si se aplica este concepto estaríamos forzando una mente abierta a posibles soluciones, y a distintos puntos de vista de un mismo objeto...


Elementos del pensamiento lateral
Hay cuatro elementos clave en el proceso de pensamiento lateral para resolver problemas. Estos son:

Comprobación de suposiciones
Al enfocarse en un problema con un pensamiento vertical es posible que no encuentre la solución. Usualmente, se deducen cosas que son factibles pero que seguramente no sean la respuesta que se busca. Por ello, se necesita si o si una mente abierta para poder enfrentarse a cada nuevo problema que se presenta.

Hacer las preguntas correctas
Lo más importante en el pensamiento lateral es saber qué preguntas deben formularse. Cuando se utiliza este método para resolver problemas se debe comenzar haciendo preguntas generales para enmarcar adecuadamente el problema. Luego, examinar los datos conocidos con preguntas más específicas poniendo en duda las hipótesis más obvias, hasta alcanzar una visión alternativa cercana a la solución.

Pensamiento lógico
Para lograr un pensamiento lateral bien desarrollado es requisito refinar el análisis de modo lógico, la deducción, y la disciplina del razonamiento, ya que sin estos elementos el pensamiento lateral seria un pensamiento anhelante, que sólo se limita a extraer ideas excéntricas.


Ejemplo del pensamiento lateral
Hace unos años, una bibliotecaria de una ciudad pequeña de Norteamérica aplicó el pensamiento lateral de una manera muy sencilla. Ella trabajaba en una biblioteca muy organizada. La gente que concurría a la sala de lectura o llevaba libros prestados respetaba siempre el plazo de devolución. Un día, avisaron que la biblioteca seria trasladada a una instalación mucho más grande y cómoda. La bibliotecaria, pensando en todos los libros que se deberían mudar y volver a clasificar, se halló suponiendo en que el día de la mudanza hubiera la mayor cantidad de libros prestados posibles. De allí, surgió la excelente idea de proponer a los lectores que en vez de llevarse dos libros, llevase seis y que la devolución fuese dentro de dos meses y no quince días, como era usual. Su forma de pensar lateralmente solucionó el problema: en vez de tener que cargar todos aquellos pesados libros, fueron los mismos lectores quienes se encargarían de devolverlos en la nueva biblioteca.



http://roladictos.blogspot.com/2010/03/pensamiento-lateral.html