jueves

“Perú ya está preparado para el ‘boom’ del diseño en cuero”

Adriana Crocco transformó la tradición familiar, de confeccionar zapatos finos, en un negocio que deja huella.


20 artesanos trabajan con Adriana en la producción. (Nancy Dueñas)

De niña nunca imaginó que los zapatos finos hechos a mano por su familia podrían terminar publicados en algunas revistas francesas, en libros sobre innovación en cuero e, inclusive, calzar a algunos artistas en el extranjero.
Adriana Crocco Bidegaray es la tercera generación de una familia de zapateros. Su abuelo llegó al Perú después de la Segunda Guerra Mundial y se trajo de Italia esa costumbre que fue perfeccionando con la ayuda de la extraordinaria mano y el talento de artesanos nacionales.
Una vez que terminó la carrera de Administración de Empresas, Adriana le propuso a su padre crear un taller para confeccionar zapatos finos de cuero solo para la exportación.
Su papá trabajaba con sus dos tías y con su abuelo. “Pero ellos no querían vender al exterior, solo mantener una tienda en Miraflores. Así convencí a mi padre y empezamos con el proyecto de D’ Art Cuero a finales del 2010”, recuerda.
DEJANDO HUELLA
“Una vez, un cliente extranjero visitó la tienda miraflorina y se quedó sorprendido con la calidad del trabajo que hacía mi familia en el cuero. Al poco tiempo lo pudimos contactar y llegamos a exportar con él entre 500 y mil pares a Canadá”, afirma.

Como todo negocio, ella y su padre comenzaron desde cero. Ahora venden más de 8 mil pares en cada una de las dos temporadas (invierno y verano) a Francia, EE.UU., Canadá, Australia y Chile.
NUEVOS RETOS
Adriana ha decidido también abrir un atelier llamado Huma Blanca en San Isidro, donde ofrece sus diseños ‘vanguardistas’ hechos a mano.

“El mercado peruano ya está preparado para el ‘boom’ del diseño en cuero, como sucede desde hace un tiempo con el sector textil”, sostiene.
En Lima, anota, “hay mucha gente que está aburrida de encontrar una copia de sus zapatos en las reuniones. Para esas mujeres, encontrar nuestro taller es como hallar una joya porque hacemos calzados personalizados que serán promocionados, también, a través de las redes sociales”, puntualiza esta emprendedora.