jueves

Coca Cola nos enseña cómo responder a la Ley Chatarra

Ayer un amigo compartió conmigo una campaña española en la que la marca que siempre luce su marketing en el mundo, nos da vías interesantes para poder hacer frente a las limitaciones de la Ley Chatarra que parece no van a cambiar desde el Gobierno.

Mi postura frente a la Ley la pongo al margen de mi visión de publicista, pensando sencillamente en función del país, no estoy de acuerdo con que se limite en extremo la difusión de mensajes que promueven productos que pueden perjudicar la salud de los niños, cuando a la par no hay una política de educación para ellos y sus padres, para que haya una toma de conciencia al respecto. Una campaña nacional sobre este tema hubiera sido un golazo para el Gobierno de Ollanta Humala. Entonces, no creo en la efectividad de la Ley para los hechos prácticos que se supone busca, pero sí para los que pudiera lograr de manera colateral como es la disminución de la inversión publicitaria en los medios de comunicación tal vez para compensar con inversión de propaganda del Gobierno. 

Dicho esto, y volviendo al gran ejemplo y lección que nos da Coca Cola, se plantea un discurso que se puede extender tal vez como campaña para alguna marca que reaccione de inmediato y se inspire en esta iniciativa. El concepto aleccionador aunque parezca contradictorio es: no engordas más porque tomas Coca Cola, la vida sedentaria tiene mucho que ver, y de él un solo componente tal vez sea tomar la gaseosa, pero hay más detrás de ese ritmo de vida.

El detalle es que en un niño el estilo de vida es determinado por los padres, no por la publicidad, que de hecho influye, pero si esto se da al extremo de "manejar" al niño, me pregunto dónde estarán los padres" ¿la ley chatarra lo resuelve?. Por otro lado, me gustaría saber si los nativos digitales solo ven televisión nacional... esteeee, a ver, casi seguro que deberían limitar hasta los mensajes en Youtube, las páginas web de canales como Cartoon Networks y etc. donde seguro que muchos niños también ven sus programas preferidos y están expuestos a la publicidad.

¿Cuál es la reflexión a la que nos lleva Coca Cola?
Tres puntos que trascienden a la marca, lo que además refuerzan su liderazgo global. 
  • Si creas un valor potente asociado a tu marca, promuévelo y lograrás aumentar el consumo del producto "por la boca o por la mente".  Coca Cola promueve el optimismo, promueve el cambio de mentalidad hace años, a veces ni usa imágenes del consumo físico del producto, pero le da mucha fuerza a su concepto, ojo con esa estrategia.
  • La visión inquisidora y obtusa frente a los productos señalados como peligrosos para la salud de los niños, da pie a mostrar por parte de las marcas que lo nocivo no es un producto ni varios productos, sino los hábitos. Y como el Gobierno "no la ve" o no la quiere ver, un producto o varios productos pueden tomar la posta, y bajo una postura social, promover la marca.
  • Los medios online son desde hace buen tiempo una alternativa para ir más allá de la publicidad no solo cuando ésta encuentra una pared puesta por una ley, sino cuando queremos encontrar alternativas frente a una menor inversión o cuando tenemos que optimizarla. Quiero decir, la inversión en publicidad televisiva igual iba disminuyendo cada año, y la de los medios online va en ascenso aunque en el Perú a ritmo lento. La acción online en Coca Cola, a través de su portalwww.cambialasestadisticas.com puede ser tan poderosa que logre repercusión offline con lo cual, una estrategia de relaciones públicas detrás puede darle a la marca la difusión masiva que busca.
La Conclusión
Mi amigo Robby Ralston dio argumentos inteligentes para demostrar que la Ley Chatarra no tiene piso, pero igual parece que se va a mantener, lamentablemente. La campaña de Coca Cola en España nos da luces de cómo podríamos reaccionar para que las marcas no pierdan la exposición que les permita lograr objetivos, pero además ganar un posicionamiento social que en estos tiempos es muy valorado. El hecho es que tal vez esta difusa Ley acelera la visión que en Café Taipá hemos propuesto acerca del marketing más allá de la publicidad, considerando a la red social y las relaciones públicas disminuyendo la inversión sin perder el objetivo.
Ahora bien, si la hipótesis de que el verdadero fin del Gobierno es golpear la inversión publicitaria en los medios masivos para cubrirla con propaganda que será bien recibida para no generar vacíos económicos, el tema cambia, y creo que en los próximos meses nos daremos cuenta de ello. Ojalá que tal cosa no se dé, sería de lo más nocivo para la salud del país.