lunes

Cualidades de los equipos de alto rendimiento

Para contar con un equipo de alto desempeño laboral se requiere la orientación del líder, a la vez, cada colaborador debe expresar el compromiso de obtener resultados en conjunto.


El desafío de reportar un alto rendimiento no solo recae en manos del jefe, cada integrante es responsable de su desempeño y capacidad para trabajar en equipo. A continuación, conozca diez cualidades de los equipos destacados, según el portal Expansion.com.
Propósito claro. Todos los miembros del grupo deben saber exactamente cuál es el objetivo a alcanzar. De esa forma, sabrán cómo pueden contribuir al logro y focalizar su energía y esfuerzo.
Comunicación abierta. Un intercambio ágil de la información permite asegurar que se tomarán la decisiones correctas y que cada persona sabrá qué debe hacer, cuándo, cómo y por qué.
Voluntad de aprender de los demás. Cada proyecto es único. Por eso, para alcanzar la excelencia, los integrantes de un grupo deben ser receptivos a las propuestas de otros y buscar nuevas formas de hacer las cosas.
*Participación*. Para que los profesionales implicados en una iniciativa se sientan parte de ella tienen que trabajar de forma activa. Además de realizar tareas específicas, también deben tomar parte en discusiones y en la toma de decisiones.
Solución de problemas. Es esencial que el grupo se centre en buscar soluciones no culpables. Esto genera un ambiente de confianza y motivación entre los compañeros.
Búsqueda de la excelencia. No sólo en aspectos técnicos, también en lo referente a las relaciones entre sus integrantes y con personas de otros departamentos, clientes y proveedores.
Celebración de los logros. Festejar los éxitos alcanzados tiene un efecto dinamizador en los equipos. Consigue que cada persona se sienta satisfecha y partícipe de un proyecto común.
Multidisciplinar. La colaboración con otras áreas de la empresa favorece el diseño de propuestas innovadoras que permiten diferenciarse de la competencia.
Romper moldes. No hay que tener miedo a cambiar los paradigmas. Si una tarea se ejecuta siempre de la misma manera y se quiere buscar formas más efectivas de llevarla a cabo, la capacidad innovadora y creativa de los empleados es la herramienta más potente.
Compromiso. El alto rendimiento y la máxima competencia sólo se alcanza con el individual y la confianza entre colegas.